domingo, 23 de junio de 2019

Una guitarra que suena bien en el centro sanrafaelino

Caminando por las calles del centro local, podemos escuchar tocar con una interesante mezcla de soltura y dedicación a Franco González, un sanrafaelino de 30 años que –“a la gorra”– le pone toda su energía a esta tarea que ama realizar.


¿Desde hace cuánto tiempo tocas la guitarra?

Desde los 12 años. Heredé una y desde entonces empecé, empecé a sacar canciones y más tarde a estudiar.

¿Quién te enseñó?
A penas empecé, toqué con “Cacho” Mendoza y con él aprendí punteos, lo primero. Y después fui al conservatorio y ahora estoy en el profesorado. O sea, que desde Cacho, hasta hoy sigo estudiando.

¿Qué música escuchás?
De todo. Creo que me pasó lo mismo que en cuanto a los docentes que tuve, porque escuchando música pasé por diferentes géneros y actualmente escucho dependiendo del estado anímico. He escuchado folclore, jazz, pop, rock…

¿Hay algún guitarrista que tengas como referente?
Sí, varios. Spinetta, que si bien es más compositor, me gusta como toca, los efectos, punteos. Me gusta Salinas, Falú, no podría decir uno. En Mendoza hay muchos guitarristas buenísimos.

¿Y algún guitarrista que hayas ido a ver vos?

Y, tuve la oportunidad de haber ido a ver a Spinetta, pero seguro que hay un montón que quizás son “equis”, porque no son conocidos pero son espectaculares, o he ido a ver bandas locales o de Mendoza que me han quedado gustando técnicas o cosas que hacen.

¿Has tocado en escenarios?
Sí, toqué mucho en una banda, “Diatribu”, fue con quienes más toqué para público grande. Después he tocado solo, pero en mi caso sería “música independiente” o “de gestión propia”, y así solamente he tocado para bares o para menos público.

¿Componés?
Sí, música y letra. Cuando toco ante público, trato de tocar más que nada temas míos, porque es “lo que yo soy”, “lo que he vivido”. Las letras son fragmentos de emociones o de experiencias, son cosas que me han pasado, son la reflexión que uno hace a cerca de algunas cosas. Por ahí hay letras más existenciales y otras más de un momento.

En la calle, para mí en mi casa o para mis amigos, toco de todo, más que nada folclore.

¿Tocás más instrumentos?

Sí, por placer, toco percusión y además toco el chelo.

¿Tenés seres queridos músicos?

Sí, mi abuelo paterno era guitarrero y mi bisabuelo materno. De alguno de ellos dos fue aquella primera guitarra que heredé, aunque no me acuerdo de cuál de los dos (risas). Todavía la tengo, está un poco rota, pero la tengo (ya la voy a arreglar).