jueves, 9 de mayo de 2019

Damián Ortega volvió a negar ser el asesino de Florencia Peralta

Este jueves, en la última jornada previa a que el jurado delibere sobre la culpabilidad o inocencia de Damián Ortega en femicidio de Florencia Peralta, el acusado una vez más negó su responsabilidad. En los alegados tanto la fiscalía como la querella fueron contundentes en su contra, mientras que sus abogados defensores insistieron en la “falta de pruebas”.


Este jueves se llevó a cabo una nueva audiencia del juicio por la muerte de Florencia Peralta, el 13 de septiembre de 2016, contra el único acusado que posee la causa, Damián Ortega.
Realizó un relato en el que dijo que aquel día había estado con su hijo y que al llevarlo a la casa de Florencia, entró y se encontró con chica muerta, con los ojos entreabiertos, boca arriba; que llamó al 911. Por supuesto, en todo momento negó haber sido el causante de aquel crimen.

Lejos de aceptar haber sido alguna vez violento con Florencia, dijo que ella lo había sido con él en alguna oportunidad y que incluso en una ocasión luego de haberse separado, le pegó a él en la cabeza con el palo de una sopapa al punto de que debió concurrir a un hospital durante algunas horas. Señaló que aquel golpe le produjo “un fuerte aturdimiento”.

Expresó que quería a la fallecida, que era la mamá de su hijo. “Yo también quiero justicia por Florencia”, manifestó.

En horas de la tarde fueron los alegatos, en los que tanto el fiscal como el querellante hicieron hincapié en diversos aspectos que lo ponen a Ortega en el rol de un hombre “vago” y “celoso” y resaltando que justamente este segundo aspecto habría sido el que lo llevó a matar a la mujer. Los abogados defensores por su parte, insistieron en que no alcanzan las pruebas para culparlo de semejante crimen, sino que aquí lo que se ha hecho es buscar un “chivo expiatorio”.

Este viernes habrá algunas palabras finales del acusado y seguidamente el jurado pasará a deliberar en una sala a puertas cerradas para tomar una decisión sobre su destino. En caso de que los 12 jurados decidan que es culpable, más tarde el juez determinará la pena correspondiente. Si alguno de los jurados creyera en la inocencia de Ortega, debería reabrirse la investigación y no habría condena en su contra.