sábado, 5 de enero de 2019

¡Pedaleando tras sus sueños!

Camila Samsó, es una ciclista local que llegó a ser olímpica a base de esfuerzo y dedicación. En esta nota, cuenta todo sobre una pasión que moviliza su vida en dos ruedas, pero también, da a conocer como es ella en el día a día fuera del alto rendimiento deportivo. 


Todas las personas con el pasar del tiempo, planifican objetivos que quieren alcanzar. Algunos por falta de convicción y perseverancia, se limitan a imaginarlos, pero otros se dedican a cumplirlos sin importar todo lo que haya pasado, convirtiendo estos anhelos en el motor para progresar y renovar las metas por lograr. Camila Samsó, sin dudas, es parte del segundo grupo, porque así lo demuestra con cada paso que decide realizar.
En todos los casos, los deportistas se dan a conocer cuando consiguen logros en reiteradas oportunidades, pero sus historias y el camino que han realizado siempre son muy diferentes. En esta ocasión, es el turno de esta ciclista sanrafaelina que al momento de contar cómo comenzó todo, recordó: “Empecé corriendo en el verano un triatlón que se hacía para niños. Ahí me vio Romina Gutiérrez y me dijo de entrenar con ella. Desde ese momento, empecé a prepararme en triatlón, hasta que me enteré de los Juegos Evita. Cuando tuve que competir, elegí participar en ciclismo y clasifiqué a los nacionales. En esa instancia gané medalla y me llamaron de la Selección”.

Siempre se dice que en la juventud es cuando más se disfruta de los amigos, las juntadas, las salidas nocturnas o cualquier momento de recreación que surja. Ahora bien, también se sabe que cuando uno es adolescente y tiene un talento latente tiene que exprimirlo y aprovecharlo al máximo. Para lograr esto, se necesita profesionalismo y personalidad para sacrificar momentos imperdibles, al respecto mencionó: “Hice muchos esfuerzos, entrenaba todos los días o seis días a la semana, no importaba si había cumpleaños, si era domingo o feriado. Además, me esforcé en alimentarme bien. En varias ocasiones, deje de lado festejar mi cumpleaños por carreras, me perdí muchas juntadas con amigas por acostarme temprano, vacaciones familiares por concentrar en Buenos Aires y hasta el viaje de egresados”.

Cuando se realiza una actividad específica con tanta dedicación, a veces se viven momentos de desgaste en los que se replantean varias cosas. Aquí es importante el apoyo de los que siempre están: la familia y los amigos. “Sin ellos esto hubiera sido imposible, su apoyo y entendimiento dependiendo la situación que uno viva, es importantísimo”, expresó la atleta.

Frenando un poco la bici, vale destacar que Camila de forma paralela con la competencia está terminando la secundaria y tiene pensado seguir con su formación de nivel universitario. Sobre esto, comentó: “En la escuela me va bien, es cuestión de organizar los tiempos y los objetivos. A futuro quiero estudiar Psicología y especializarme en deporte”.

Queda más que claro en la totalidad de las líneas anteriores, que el deporte es la pasión de Camila Samsó y es un sentimiento que lleva toda su familia en la sangre. Más allá de esto, hay que resaltar su madurez al momento de analizar y definir su futuro sabiendo que es difícil vivir del ciclismo en el país, pero ella sabe que va a estar apegada a esta disciplina atrapante el resto de sus días.

Nota. Fernando Ortiz Perón
Foto. Facebook