miércoles, 28 de noviembre de 2018

Sanrafaelinos se formaron sobre calidad en atención al turista

En la Dirección de Turismo se llevó a cabo un curso donde un buen número de prestadores de servicios turísticos (cerca de 40), recibieron una importante capacitación en la que se tocaron varios temas.


Carlos Bassán, capacitador enviado por la Secretaría de Turismo de la Nación a San Rafael brindó un curso que desde hace tiempo había sido solicitado, teniendo en cuenta la importante cantidad de prestadores de servicios turísticos existentes en el departamento y es de destacar la buena aceptación que tuvo el mismo, según afirmó el director de Turismo local Javier Muñoz. “Esto estaba especialmente dirigido a los directivos de las escuelas con orientación turística que tiene San Rafael, y a su vez a propietario de emprendimientos, ya sea bodegas, cabañas, hoteles, agencias de actividades vinculadas y aquellos que tienen contacto directo. Han sido muy buenos los temas que se han puesto sobre la mesa”, aseguró y no descartó que se hagan más cursos como éste en un futuro a los alumnos de aquellas instituciones educativas.


Por su parte, el licenciado Bassán señaló que fue una jornada intensa (de 8 horas), que consistió de una parte teórica con un taller, donde se bajó a la práctica la realidad concreta, cuestiones que hacen a la calidad del turismo, a nivel de destino, a nivel de empresa y a nivel de prestador. “La idea es ver cómo se puede mejorar diferentes parámetros de calidad en esos niveles e ir trayendo buenas prácticas, no solamente del resto del país, sino de otros países también”, dijo.

Los concurrentes se mostraron –según el capacitador– muy participativos y entusiasmados, dando a conocer diversas inquietudes.

Expresó que San Rafael tiene tantos atractivos turísticos, de tanta jerarquía, sumado al aumento de actividades de recreación, que el turismo cada vez crece más indefectiblemente, por lo que este tipo de capacitaciones son muy necesarias en gastronomía, hotelería y también en idiomas, puesto que aumenta el número de visitantes extranjeros teniendo en cuenta las variables del dólar.


Se refirió también a la importancia de que San Rafael sea verdaderamente una “ciudad turística” y no “una ciudad con turistas”, puesto que “no puede ser que un turista llegue y una bodega esté cerrada o que no haya un cajero automático”. Esto es algo que muchas veces se da en las siestas, lo cual, si bien es algo cultural, en otras ciudades se ha logrado suplir con “turnos”, donde, por ejemplo, hay restaurantes que abren un día mientras otro cierra y al día siguiente abre otro mientras cierra el anterior y así sucesivamente.