miércoles, 26 de junio de 2019

Los padres del bebé al que “el gato le comió los dedos” seguirán presos

El bebé está internado bajo un tratamiento para que no pierda los dos dedos afectados. Él y su hermano están bajo el cuidado de un tío. 


Los padres del bebé de 6 meses que sufrió graves heridas en las primeras falanges de dos de sus dedos continúan detenidos e imputados por lesiones. Aunque su situación judicial podría cambiar cuando el fiscal Gustavo Fehlmann reciba el informe médico completo que lo ayude a entender qué fue lo que realmente le pasó al menor.
Mientras la investigación avanza, el pequeño sigue internado en el hospital Notti, donde los profesionales lo mantienen bajo un estricto tratamiento con antibióticos y curaciones constantes para evitar la amputación total de los dedos. “La prioridad es neutralizar la infección”, detallaron desde el Ministerio de Salud.

A su vez, los funcionarios del Equipo Técnico Interdisciplinario (ETI, ex OAL) que intervienen en el caso decidieron otorgarle la custodia del bebé internado y de su hermano mayor a un tío.

¿Lo mordió un gato, ratas o alguien le provocó las heridas?

La pareja imputada llevó a su hijo de 6 meses primero al hospital maipucino Diego Paroissien donde aseguraron que un gato había atacado a su hijo. Las heridas del bebé eran de gravedad, el menor no tenía las primeras falanges de dos de sus dedos, y necesitaba cuidados específicos, por lo que ordenaron su traslado al nosocomio pediátrico Humberto Notti.

Allí, los progenitores del nene dieron la misma versión. “Lo mordió un gato”. Sin embargo, los médicos enseguida descartaron esta afirmación y aseguraron que las heridas eran compatibles con mordidas de roedores.

Más allá de esto y de que el fiscal aguarda el informe médico para decidir el futuro judicial de los imputados, desde ese ministerio adelantaron que los profesionales no podrán establecer qué fue lo que ataco al bebé. “Lo que es seguro es que las heridas no se las provocó un gato, ni alguien con un elemento cortante”, sentenciaron.

Sin embargo, el evidente descuido que sufrió el bebé habilitó a funcionarios del ETI a tomar la decisión de quitarle la custodia de sus hijos a la pareja detenida, al menos hasta que se aclare el caso.

Fuente: Diario Los Andes