jueves, 28 de marzo de 2019

Ultiman detalles para habilitar el transporte de carga pesada por el Paso Pehuenche

Con la instalación del módulo donde se operan los trámites migratorios por parte de la Dirección Nacional de Asuntos Técnicos de Fronteras, se terminan las tareas necesarias para el transporte internacional. Se estima que en los próximos días habilitarán la nueva vía de comercialización.


Con una altura máxima de 2.450 metros sobre el nivel del mar, el Paso Pehuenche se posiciona como la principal opción al cruce internacional Cristo Redentor para arribar a Chile. Desde finales de 2016 se habilitó para vehículos particulares y colectivos esta nueva conexión entre el Sur mendocino y la ciudad de Talca en Chile.

Las gestiones tanto nacionales como de la Provincia y de los municipios de Malargüe y General Alvear para lograr la habilitación que permita la circulación de carga pesada y la concreción de las obras de infraestructura que lo posibiliten comenzaron a fines de diciembre del año pasado, cuando surgió como fecha probable de habilitación los primeros días de marzo de 2019.

Dada la importancia y complejidad de poner a punto toda la logística y coordinar el trabajo de distintas instituciones, se han dilatado un poco los tiempos y se estima que en las próximas semanas estarán listos los sistemas aduaneros, que permitirán el paso de la carga pesada.

Según estimaciones del Gobierno chileno, el tráfico de carga internacional entre Chile y Argentina a través del Pehuenche estaría evaluado en unos 180 millones de dólares, monto que representa el total de las exportaciones de la región que se trasladan actualmente por el paso de Los Libertadores. Esto significa un umbral de tráfico de unos 40 camiones diarios en sus momentos más altos.


El transporte de carga pesada, incluye la carga de unidades selladas, es decir, que hacen aduana en el origen y no se abre la carga hasta llegar al destino, la carga peligrosa (principalmente gas y petróleo) y en lastre (vacíos). Esto marcará un hecho histórico en la en el Sur de Mendoza, abriendo lazos para el desarrollo económico comercial de las regiones, sumado a la actividad turística que ha venido siendo la protagonista en los últimos años.