martes, 20 de noviembre de 2018

Presentaron los juicios por jurado en San Rafael

Dado que en poco tiempo comenzarán a aplicarse en la provincia de Mendoza los juicios por jurado, es que este martes se llevó a cabo la primera de una serie de capacitaciones al respecto, para jueces, fiscales, abogados y estudiantes de Derecho.


El abogado Andrés Harfuch, que además es vicepresidente de la Asociación Argentina de Juicio por Jurado, vino a San Rafael acompañado del juez bonaerense Matías Deane, quien ya ha actuado como magistrado en una decena de juicios de ese tipo en su provincia. Lo hicieron para capacitar al respecto, a jueces, fiscales y otros trabajadores del Derecho de San Rafael frente a la cercanía de los primeros juicios por jurado que se llevarán a cabo en Mendoza.


Las primeras cuestiones que hay que tener en cuenta para este tema, es que en los juicios de este tipo, además del juez, hay 12 ciudadanos (seis mujeres y seis hombres) que son elegidos a través del Padrón Electoral mediante un sorteo anual, para ocupar el lugar de jurados a lo cual no pueden rehusarse ya que se trata de una carga pública. El doctor Harfuch explicó que estas personas van a escuchar todas las pruebas con mucha atención, el juez les dará algunas instrucciones, se retirarán a deliberar y tomarán la decisión de si el imputado es culpable o inocente, y en caso de ser culpable, por qué delito debe responder. “Esto es un cambio de paradigma muy importante, porque estamos trayendo a la ciudadanía a ejercer directamente la aplicación de la ley”, expresó y agregó: “Una gran ganancia del sistema de jurados, es que nadie cuestiona esos fallos porque provienen del pueblo mismo”.

Cabe señalar que en el sorteo que se realiza, se hacen depuraciones porque hay algunas nulidades para ser jurado, pero son pocas. En general, cualquier persona, entre 18 y 75 años puede serlo. Quien esté elegido, recibirá una notificación en su domicilio en la que se comunicará que en el transcurso del año podría ser llamado para formar parte de un jurado.


Por su parte, el juez Matías Deane señaló que algo a tener en cuenta es que los jurados son personas que no tienen conocimientos de Derecho, por lo tanto es un cambio absoluto tanto para los abogados defensores, como para los fiscales y querellantes a la hora de presentar la prueba, puesto que se debe hablar en otro tipo de lenguaje.