martes, 9 de octubre de 2018

¿Cuáles son los requisitos para acceder a las casas que rematará el IPV?

El titular del Instituto Provincial de la Vivienda dio detalles sobre la readjudicación de viviendas que registran deudas. "No podemos no prestarle atención a la morosidad y tenencia irregular", explicó. 


Hace algunas semanas el gobernador Alfredo Cornejo explicó que se iban a rematar aquellas viviendas del Instituto Provincial de la Viviendas cuyos dueños registraran moras en las cuotas. Esto desató una gran cantidad de consultas de personas interesadas en el beneficio.

Ante esto, desde el IPV explicaron cuáles son los requisitos para acceder a esas casas y cómo es la situación de cada vivienda en particular.


Quien brindó más datos fue Damián Salamone, titular del IPV, que explicó que esto responde a un ordenamiento que se está realizando desde que asumieron en la gestión con el objetivo de combatir la morosidad y la tenencia irregular.

Sobre la manera de acceder a las casas que se rematarán el funcionario explicó que pueden darse dos situaciones.

La primera son aquellas casa que están escrituradas, y por ende el IPV ya no tiene ningún dominio, aunque si tiene en su poder una hipoteca. De esta manera Salamone explicó que no se puede recuperar la vivienda, pero si el crédito entregado.

"En estos casos va al remate público que ya no depende de nosotros, lo que sí, es que podemos ser parte de este procedimiento como acreedor", indicó.
El segundo caso son aquellas casas que aún no fueron escrituradas y que el IPV les dio un permiso de ocupación o tenencia precaria, pero siguen dependiente de él. "Cuando se agotaron todas las vías para regularizar la situación del adjudicatario, desde el instituto pedimos la desadjudicación y hasta allí llega nuestro accionar", indicó el funcionario.

Respecto al desalojo explicó que es la Justicia la que se encargará de los procedimientos para que luego esa vivienda sea readjudicada. Una vez que la casa es "rescatada", se entrega según un análisis que realizan las comunes de donde se encuentran las viviendas.

Luego Salamone detalló que no hay un registro para que la gente se inscriba y se postule, sino que se analiza a las familias que están en los listados de los municipios a la espera de nuevas construcciones. Obviamente hay una prioridad para aquellos que se encuentran en situación de vulnerabilidad social. "Son análisis sociales que la comuna realiza de acuerdo a los lineamientos existentes en las resoluciones del IPV", dijo.

También se evalúa si una familia tiene algún miembro con discapacidad, o la cantidad de hijos, ingresos, distancia de los padres al trabajo, distancia de los chicos a la escuela, horario de cada integrante, si la vivienda está en zona rural o urbana.
"Se analiza cada situación y se selecciona. Por ejemplo, puede que haya una familia con un puntaje frio pero tienen un hijo a la espera de un trasplante o una operación importante que no le pueden hacer porque no tiene donde hacer postoperatorio ya que la casa donde reside es precaria", indicó.

"En este caso se te va al carajo cualquier tipo de puntaje, es caso prioritario y se terminó", agregó.

Luego el funcionario indicó que el mayor problema es la morosidad o las ocupaciones irregulares. Sobre esto explicó que han encontrado casos de viviendas desocupadas, o usurpadas, o que han sido alquiladas (algo que no se puede). "Son situaciones que el IPV no avala y no va a avalar", sentenció.

"No podemos tener una cuota en UVA, obras cortas y licitaciones activas y no prestarle atención a la morosidad y tenencia irregular", aseveró.

Por último explicó que antes de llegar a la instancia de remate se intenta que esas familias no pierdan su casa, agotando todas las instancias posibles dándoles la oportunidad de "negociar la deuda".

Requisitos:

Conformar un grupo familiar. (En caso de personas solas mayores de 35 años, sujeto a evaluación)

El/los titulares deberán ser mayores de edad (más de 18 años), menores emancipados y/o autorización judicial.

No ser ni haber sido adjudicatarios del IPV.

No ser beneficiario de créditos del Banco Hipotecario Nacional o de otros provenientes del Estado, como PROCREAR.

No ser propietario de bienes raíces.

No deben estar incluidos en el registro de deudores alimentarios.

Ser argentino (nativo o nacionalizado) o extranjero legalmente radicado con una antigüedad de radicación mínima de 5 (cinco) años en la Provincia y documento nacional de identidad emitido en la República Argentina.

La documentación mínima solicitada es aquella que acredite:

Identidad de los miembros del grupo familiar;

Estado civil;

Ingresos Económicos mensuales del grupo familiar.