jueves, 6 de septiembre de 2018

Sí a las vacunas: mejor salud y mayor esperanza de vida para todos

Hay funciones del Estado que son indelegables. Por su relevancia, porque hacen a la mismísima condición humana, porque jamás un privado cuyo objetivo es el beneficio económico podría hacerse cargo de ellas.


Una de esas funciones, o mejor dicho, responsabilidades, es la salud. El Estado, a través de sus múltiples recursos humanos y materiales, debe ser el garante del acceso a la salud de todos los que eligen vivir dignamente en la Argentina.


En los últimos años, no solamente en Argentina sino en todo el mundo, han surgido movimientos que desacreditan la eficiencia de las vacunas, uno de los logros sanitarios más importantes que sin dudas ha cambiado para bien la historia de la humanidad. Frente a este escenario tenemos que reafirmar más que nunca la obligación del Estado de poner un freno a esta moda irresponsable que, de propagarse, podría retrotraernos a épocas tristísimas ya superadas, con la aparición de enfermedades que han sido erradicadas.

Esta semana los diputados que integramos la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, firmamos por unanimidad el dictamen de un proyecto de ley que coloca a la vacunación en un lugar preponderante dentro de la política sanitaria, al considerarla como un bien social, de carácter gratuito y obligatorio para todos los habitantes del país. Consensuamos un texto modelo a partir de iniciativas particulares de distintos legisladores, entre ellas una propuesta similar que presenté algunas semanas atrás.

Pretendemos que el programa nacional de vacunación sea solventado por la administración nacional y la exención de cargas impositivas -internas y aduaneras- a las vacunas.

Será obligación de los padres, tutores y/o responsables de los niños y niñas que cada uno de ellos cumpla con el calendario nacional de vacunación, uno de los más completos del mundo. Además, cualquier funcionario educativo o del ámbito de salud debe comunicar a las autoridades correspondientes si toma conocimiento de casos de incumplimiento del programa de vacunación. Si los responsables de los niños hacen caso omiso de las notificaciones oficiales, se procederá con la vacunación compulsiva.

El requisito de contar con un carnet de vacunación al día para tramitar el documento, pasaporte y licencia de conducir, así como el ingreso y egreso escolar, es otro avance significativo. También lo es la creación de la Comisión Nacional de Inmunizaciones para que cumpla tareas de asesoramiento técnico, y de la Comisión Nacional de Seguridad de Vacunas para que controle el estado de las vacunas en circulación.

En tiempos donde la coyuntura política y económica parece llevarse toda nuestra atención, no debemos olvidar que todo lo que hagamos para tener más y mejor salud, más y mejor educación, es lo que realmente hará de la Argentina un país mejor. Estoy convencida que estamos dando pasos trascendentales en ese sentido.

Claudia Najul
Diputada Nacional
Unión Cívica Radical