martes, 5 de junio de 2018

Luciano Cabral fue condenado a 9 años y medio de prisión

Los jueces de la Primera Cámara del Crimen dictaron su veredicto sobre el asesinato de Joan Villegas, ocurrido el 1 de enero de 2017 y decidieron condenar al futbolista a la pena de 9 años de prisión, mientras que su padre fue condenado a 16 años y un tercer responsable, Áxel Olguín, fue condenado también como coautor a 8 años de prisión.


Luego de más de dos semanas de debate, los magistrados Julio Bittar, Ariel Hernández y Carlos Parma determinaron una pena de 16 años de prisión para José Cabral tras encontrarlo “coautor” de homicidio simple. Su hijo, el futbolista Luciano Cabral recibió 9 años y medio de prisión bajo el mismo cargo, mientras que Olguín recibió 8 años.
Un menor de edad (de 17 años al momento del homicidio), cuyo nombre fue reservado por razones legales, fue absuelto por el Tribunal.

De la cancha a la cárcel

Luciano Javier Cabral nació un 26 de abril de 1995, en General Alvear.

Futbolísticamente, se inició en el Sport Club Pacífico del sureño departamento, para pasar por Andes FC y Ferro Carril Oeste, todos equipos locales, hasta llegar al CAI, en el sur argentino, donde tras una prueba quedó fichado en las divisiones inferiores.

Fue llevado, a préstamo, a River Plate, donde obtuvo el título máximo en la séptima división.

En el 2010 volvió al CAI, debutando en el equipo que, por ese entonces competía en la segunda división.

El 16 de marzo de 2014 debutó con la camiseta de Argentinos Juniors, en un partido contra Boca que terminó igualado en un gol. Más tarde fue dado en préstamo al Atlético Paranaense de Brasil, equipo que tenía la opción de compra. Pero todo se vio truncado por la delicada situación judicial que atraviesa ahora el jugador.