sábado, 18 de mayo de 2019

Habló la mamá de la nena de 14 meses fallecida en Salto de las Rosas

“Yo confiaba en el Hospital Schestakow, ahora lo odio”, dijo entre lágrimas Paulina Condo completamente desconsolada, en un diálogo exclusivo que mantuvo este sábado con el periodista Sergio Montaña al aire de FM Impacto 105.5 tras haber perdido a su hija, puesto que no sólo fue mal atendida en un centro de salud de aquel distrito, sino que ya había visitado el hospital algunos días antes y los facultativos médicos la dejaron ir.


Conocido es el caso de la beba que fue dada de alta –presuntamente– por una mala praxis médica en una sala sanitaria del distrito sanrafaelino y llevada al Hospital Schestakow más tarde, donde desafortunadamente, ingresó sin signos vitales, llevada por sus padres Severo Fernández y Paulina Condo.
La mujer relató que el martes en la tarde, la beba de 14 meses tenía fiebre, por lo que decidieron llevarla a la sala de primeros auxilios de Salto de las Rosas, donde fue atendida por una enfermera. Le pusieron una inyección y le dijeron que la llevar a la Guardia del Schestakow, donde le hicieron análisis del sangre, pidiéndole además, análisis de orina.
El miércoles, la niña seguía mal y habían logrado juntar la orina pero en un plato. Al llevarla al centro de salud, no se la quisieron aceptar, por lo cual Paulina pidió que la dejaran allí internada y se encargaran ellos de juntarla, a lo cual los facultativos se negaron. Le pidió a alguien más que la dejaran allí hasta que finalmente cedieron y dejaron a la beba algunas horas, le bajaron la fiebre y le dieron el alta.
El jueves en la mañana fue una vez más. Quien estaba delante suyo –y que ahora es testigo del caso– le cedió el lugar dada la gravedad que evidentemente tenía la nena (que estaba convulsionando), pero a pesar de eso, no la quisieron atender. “La nena ya se encontraba morada”, aseguró la mujer y añadió que la llevaron más tarde al hospital, y cuando estaban entrando ya era demasiado tarde, pues no había más nada que hacer.

“Yo confiaba en el Hospital Schestakow, ahora lo odio, no entiendo por qué no la internaron cuando la llevé la primera vez. ¿Por qué?, ¿por qué?”, dijo la mujer entre lágrimas y agregó que si bien en algunos medios se dijo que hubo un abandono de persona de parte de ella y su marido hacia la nena, eso es mentira, una falacia que se inventó por parte de los médicos para cubrirse de la mala praxis realizada.

Algo que la mujer agregó a todo el relato, es que se sintió discriminada y maltratada por ser oriunda de Bolivia. Y resaltó que si bien es cierto que ella es de esa nacionalidad, trabaja en los hornos con su familia y paga como corresponde todos los impuestos que le pide el Estado argentino.