martes, 15 de enero de 2019

Lo que fue Vendimia para Carolina Moralejo

En el Anfiteatro Chacho Santa Cruz, Carolina Moralejo se convirtió el 10 de febrero de 2018, en la reina departamental de la Vendimia de San Rafael. Durante todo un año, demostró sobremanera un enorme compromiso social, trabajando enormemente por los más necesitados y representando al departamento todo lo que pudo. 


¿Cómo calificás el año de reinado?

Para mí ha sido un año excelente porque he podido cumplir con mis objetivos, he podido trabajar mucho socialmente, he podido estar con los agricultores, acompañarlos, visitar fincas, casas donde ha habido necesidades, compartir mates, charlas, asados con la gente y para mí el rol social de la reina es fundamental y era mi principal objetivo y lo pude realizar.

Durante el año han surgido otras propuestas, otras cosas que yo no tenía en cuenta, y gracias a Dios he podido estar presente en cada lugar donde me han invitado así que estoy muy feliz por eso. También se me han abierto muchas puertas y he conocido gente muy solidaria y eso también me ha ayudado a poder realizar eventos solidarios. Poder llegar a la gente es parte también de la colaboración de otras personas, así que estoy muy agradecida con la gente solidaria que ha estado presente y que me ha ayudado.

Me parece importante destacar también, que el apoyo de mi familia ha sido fundamental durante todo el año y que estoy muy agradecida con todos ellos porque me apoyaron desde el primer momento que comencé con todo lo de Vendimia y han estado en las buenas y sobre todo, en las malas y eso para mí ha sido muy importante porque me ha ayudado a seguir adelante. Ellos me han ayudado a focalizarme en las cosas positivas, a ver las necesidades de la gente, me han dado ideas para hacer eventos solidarios y me han acompañado en todo momento. Si yo no hubiera tenido el apoyo de mi familia, no habría podido trabajar tanto socialmente o no lo hubiese podido disfrutar como lo hice. Gracias a mi familia he podido cumplir con este sueño y también estoy muy agradecida a la gente que se comunicó y que trabajó durante todo el año conmigo, a toda la gente que colaboró y que se prendió en los proyectos y en los eventos solidarios y agradezco el amor que me han brindado en cada lugar que visité, en las escuelas, en distritos, a todos los lugares a los que fui. Esa energía positiva me dio fuerzas para seguir y me motivó para querer seguir trabajando socialmente y seguir estando presente a donde me invitaban. Realmente no tengo cosas malas para decir del reinado de Vendimia y se me han abierto muchas puertas para el futuro.

También ha sido un año de crecimiento personal muy grande, porque he aprendido a perder el miedo a hablar, el miedo a la exposición pública, el medio al “qué dirán”, el miedo a manejar ciertas situaciones. He sacado algo positivo de todo lo que viví, ya sea de lo bueno y de lo malo, con un aprendizaje. Sé que todo lo que viví durante este año me va a servir para el resto de mi vida. 


He tenido un crecimiento cultural porque desde el primer momento en que salí Reina de Rama Caída, me puse a leer y a informarme más sobre nuestro departamento, para poder representarlo de la mejor manera, así que he aprendido mucho durante el año y he dado lo mejor de mí, sobre todo he sentido que me he comprometido con la gente y que traté de cumplir con lo que dije desde el momento en que salí reina de San Rafael, que iba a poner mi alma en acción para representarlo de la mejor manera posible y creo que es lo que he hecho durante el año. He puesto todo mi amor y mi alma en acción para poder estar presente y para poder visitar cada distrito, para poder compartir con los niños, con los abuelos. Creo que he podido cumplir con todo lo que me propuse. 

¿Hiciste amigas en Vendimia?
Me parece importante que en el grupo de Vendimia haya compañerismo, ya sea si se hacen grupos de amigas o no, está bueno que sean compañeras entre todas y que acompañen a la reina en todas las actividades durante el año.

Personalmente yo tengo muy buena relación con las chicas con las que he podido trabajar durante este año, con las chicas que han estado interesadas en estar presentes, en trabajar socialmente, en realizar eventos solidarios… Con esas chicas son con las que más tuve contacto y con las que mejor me llevo. Con el resto de las chicas no es que tenga una mala relación, pero tampoco tengo tanta afinidad.
Con respecto al grupo de Vendimia Nacional, hicimos un grupo muy lindo y de ese grupo sí puedo decir que me llevo muy buenas amigas. Pienso que el hecho de estar lejos de nuestras casas, de nuestras familias, es como que todas estábamos viviendo lo mismo: la presión que sentíamos… era todo nuevo para nosotras y creo que ese sentimiento nos unió y agradezco a Dios por poner en el camino a las reinas departamentales de 2018, porque me encontré con un grupo humano muy lindo, son personas muy cálidas, sencillas, personas que estaban preocupadas por los demás y creo que hemos podido formar una amistad porque somos muy parecidas en nuestra forma de ser. Sobre todo, destaco la humildad de las chicas. No solamente son lindas físicamente, sino también muy buenas personas. Gracias a Dios me llevo un grupo muy lindo. Yo puedo decir que “en Vendimia se hacen amigas y muy buenas amigas”. 


Otra amiga que hice en Vendimia es mi coordinadora, Celina Tapia. También le agradezco a Dios y a la vida que la hayan puesto en mi camino porque es una persona que ya vivió la experiencia de Vendimia y gracias a eso me pudo guiar mucho y me ha acompañado muchísimo desde el primer momento. Fue incondicional durante todo el año. He podido trabajar gracias a ella mucho socialmente, porque me llevaba a lugares que ella visitaba cuando era reina, a puestos en distritos donde hay muchas necesidades. Es una persona que tiene mucha luz. Armamos como un equipo, yo sentí eso, que éramos como un equipo que se había unido para trabajar por la gente.
¿Cómo te sentiste respecto del Municipio (Cultura, Protocolo)?
Estoy muy agradecida porque me han apoyado muchísimo. A todo lo que propuse y a todo lo que quise hacer me dijeron que sí. Me han acompañado durante todo el año.

Agradezco a toda la gente de Distritos, porque gracias a ellos he podido visitar algunos puestos, me han puesto movilidad para llevar ropa a El Nihuil, para visitar lugares que no conocía o que no sabía cómo llegar. Cuando yo veía una necesidad en merenderos, hablaba con ellos y me decían que me darían una mano. Son personas muy atentas y estoy muy agradecida.
Con Cultura también, en los eventos que realicé, pusieron todo a mi disposición. Realicé un evento solidario para una escuelita de El Sosneado que necesitaba cortinas, y con la plata que recaudé pude comprar la tela y las chicas de Cultura que están encargadas de realizar los trajes y demás para Vendimia, están haciendo las cortinas. No tengo nada para reprochar o para quejarme. Siempre me han dicho que sí a todo.

Con la gente de Protocolo estoy muy agradecida, también me llevo amigos.

¿Les recomendarías la experiencia a otras chicas?
Sí, le recomiendo la experiencia a todas las chicas que se quieran presentar porque es algo maravilloso. Se viven cosas únicas, se aprende mucho, uno crece como persona. Vivir Vendimia es muy lindo, pero si la vivimos bien, si nos enfocamos en cosas positivas, buenas. Sí se lo recomiendo a todas las chicas que sean solidarias y que se presenten con ganas de trabajar por el distrito al que representan. Y si llegan a salir reina departamental, tener el compromiso de estar atenta a las necesidades de la gente y representarla de esa manera. Conocer al departamento, poder hablar sobre lo que tiene el departamento para ofrecer, poder estar con los agricultores; los representamos bien si estamos con ellos, si nos preocupamos por ellos, si vamos a visitarlos, si el granizo afectó la cosecha o no; hablar con ellos, saber su historia de vida, cómo llegar a tener lo que tienen… creo que eso es muy importante y Vendimia se disfruta mucho si nos enfocamos en esas cosas.

No les recomiendo la experiencia a las chicas que quieran presentarse sólo por salir reina y decir “gané”, porque después si no salen, el golpe es mucho más duro y no lo terminan disfrutando y en vez de pasarla bien, la pasan mal y terminan haciéndola pasar mal a la chica que salió.
Yo lo súper recomiendo, pero mientras estén enfocadas en hacer el bien y no en la competencia. 


¿Cómo sigue tu vida ahora, qué proyectos tenés para tu vida?
Después de Vendimia, pretendo retomar mis actividades laborales como lo hacía antes de salir reina; seguir trabajando en los gimnasios; apunto también a un proyecto personal que es abrir mi propio gimnasio; quiero seguir capacitándome, quiero hacer la licenciatura en Educación Física; también tenemos un proyecto con Celina Tapia para presentar en el Municipio para poner un lugar donde se pueda realizar equinoterapia; también tengo un par de viajes en mente que ojalá pueda realizar; y acá en San Rafael, seguir estando presente, atenta a las necesidades que hayan en los distritos, merenderos, escuelas, y seguir ayudando, ya no como reina sino desde otro lugar, dando una mano a todo aquel que lo necesite. Gracias a Dios tengo muy buena relación con toda la gente del Municipio y se me han abierto muchas puertas, así que sé que voy a seguir contando con el apoyo de ellos para poder seguir colaborando y seguir realizando acciones solidarias para la gente.

También me gustaría a la nueva reina departamental, guiarla y llevarla por un camino para que lo pueda disfrutar y pueda trabajar socialmente.