El tiempo - Tutiempo.net
LO ÚLTIMO

miércoles, 24 de marzo de 2021

San Rafael: Una mujer que fue abusada sexualmente realiza una fuerte queja hacia la Justicia de Familia




Rocío, una joven de 23 años que prefirió reservar su identidad, denuncia que fue abusada por la pareja de su madre, quien más tarde falleció. Sin embargo, -agrega- su madre, cómplice de aquel hombre sigue con vida y estaría pidiendo ver a los hijos de Rocío, a lo cual la Justicia de Familia estaría accediendo y obligándola.


¿Cómo arranca esta historia?

La situación empezó cuando yo era chica, en el año 2007, desde los 10 a los 12 años. Yo vivía con mi mamá, después ella se juntó con este tipo, Luis Taboada, que empezó a abusar sexualmente de mí. Yo a ella, como corresponde voy, le cuento todo lo que estaba pasando desde un primer momento pero nunca me quiso ayudar, siempre dijo que como a ella le había pasado algo similar cuando fue chica, me dijo que a mí “me tenía que pasar lo mismo”, que no pidiera ayuda en ningún lado, o me golpeaba para que me callara la boca.

Decidí contárselo a una maestra. Yo en ese tiempo iba a la escuela Juan Isidro Zapata (en avenida Balloffet); se lo conté a ella y ella lo que hace es citar a mi mamá, yo habiéndole comunicado que mi mamá sabía lo que estaba pasando y que en ningún momento quiso darme algún tipo de ayuda. Así que la maestra citó a mi mamá, mi mamá le dijo que todo lo que yo decía era mentira, que lo estaba inventando. En la escuela violaron el protocolo porque cuando un alumno cuenta algo que le ha pasado en su familia, ellos tienen que llamar a la policía o al Juzgado, comunicarse con alguien de ahí. La maestra, delante de todas las maestras y alumnos, me trató como una mentirosa, me trató re mal. Yo me dije “no, no pido más ayuda”.

Ese día mi mamá me dio una paliza que me dejó tirada en el piso.

Decidí no hablar más sobre el tema, porque me daba miedo que otra vez me humillaran así, que me trataran de mentirosa, siendo que yo estaba diciendo la verdad. Mi mamá por supuesto que lo sabía, porque me ocurría al lado de donde ella dormía (yo dormía en la misma habitación), así que ella era muy consciente de lo que pasaba, de que lo que yo decía era totalmente cierto.

Yo fui mamá a los 13 años, porque para no estar en mi casa me fui, andaba en la calle. Como yo era menor, mi mamá tuvo la tutela de mi hijo más grande y siempre me amenazaba con que si yo llegaba a decir algo, o llegaba a contar de los abusos sexuales que sufría en mi casa, me iba a quitar a mi hijo y que a mí me iba a mandar a la calle. También fue una de las cosas que me hicieron callar, que me hicieron no contar más lo que estaba pasando o lo que había pasado, lo que había sufrido.

A los 16 años me fui de mi casa porque ya no aguantaba la situación, eran siempre peleas con mi mamá, porque yo le recriminaba que ella no me había ayudado y ella siempre con su respuesta de que me callara la boca, que me iba a hacer daño, que no dijera nada.

A los 18 años, cuando fui mayor de edad, pude poner la denuncia al tener a mi hijo a mi cargo. En el año 2015 puse la denuncia a la pareja de ella. Me comuniqué con ella, le dije que iba a hacer la denuncia, porque mis hermanitas más chicas habían venido a mi casa y me contaban que mi mamá las llevaba a la casa del violador.

¿A ellas también las abusó?

Yo pienso que sí. No me lo dijeron con esas palabras, pero sí me quisieron decir que este tipo cuando estaba con ella, les pegaba, las golpeaba, las insultaba. Yo le comuniqué a mi mamá lo que me estaban diciendo mis hermanitas y ella me dijo “callate la boca, no digas más esas cosas, a tus hermanitas no les puede pasar lo mismo que a vos”, que me quedara callada también, como me quedé callada cuando me pasó lo que me pasó. El hecho de que mis hermanas me contaran todo eso fue uno de los motivos por los que me animé a poner la denuncia, para que ellas no alcanzaran a pasar lo mismo que me pasó a mí, aunque realmente no sé si les pasó o si alcancé a hacer la denuncia a tiempo.

Mis hermanitas pienso yo que también fueron abusadas, porque mi mamá se las llevaba. Mis hermanitas teniendo 7 u 8 años todavía se hacían pis encima, lo que no podía pasar de forma natural.

Al año de poner la denuncia, este tipo estaba bajo investigación y se mató en un accidente y la causa prescribió. No salió en ningún lado que ese tipo estaba denunciado penalmente. Además de matarse él, mató a otras personas inocentes en ese accidente.

La causa no la siguieron investigando, siendo que yo en mi declaración había dicho que mi mamá sabía todo lo que pasaba, que ella era cómplice de los hechos. Dejaron todo así nomás.

¿Lo que necesitás es que se haga justicia en relación a tu mamá?

Sí, yo quiero que se haga justicia, porque encima esta mujer hace un año que realiza un trámite de revinculación con mis hijos. Hace este trámite y a nosotros la Justicia me está obligando a que yo obligue a mis hijos a ver a esta señora. Mi hijo más grande ha sido testigo de un par de veces en las que esa mujer me ha golpeado, que ha venido a mi casa a amenazarme, que si no accedo a las visitas, donde me encuentre me va a hacer daño. La jueza está haciendo todo a favor de ella, desde un principio cuento lo que yo pasé con esta señora, los abusos que sufrí y que ella en ningún momento siendo mi madre me quiso ayudar y ¡no me escuchan! La jueza está haciendo todo lo que mi mamá quiere, le está haciendo caso a ella. Para mí es una situación desesperante, que ella tenga un vínculo con mis hijos que son lo que más quiero y lo que más cuido.

Llego a esta instancia de querer hacerlo público porque la Justicia no me está escuchando.

La jueza ya otorgó las visitas con esta mujer y para mí es desesperante saber que a mis hijos les puede llegar a pasar lo que a mí me pasó. Yo estoy con ataques de pánico, no tengo deseos de comer, he dejado mi trabajo de lado. Cada vez que voy a Tribunales no obtengo ninguna respuesta.

Por otra parte, la pareja de Rocío agregó que si bien él no tiene nada que ver, su suegra le ha dado una restricción para que no se acerque al caso. “Hemos intentado hablar con la jueza, le hemos expuesto todo esto y no nos quiere dar bolilla”, manifestó y agregó que incluso los amenazó con la cárcel, que “si los chicos no quieren ir con la abuela, a nosotros nos van a meter a la cárcel”.

Cabe destacar que las pruebas de la denuncia que están llevando adelante esta joven y su marido, se encuentran en poder de La Ventana San Rafael y serán publicadas en caso de ser necesario.