sábado, 26 de octubre de 2019

Vender el pan para ganarse el pan

Emanuel Merelo (26) es un trabajador incansable que, junto a su esposa –con quien tiene cuatro hijos– posee un emprendimiento propio que no para de crecer: venden el pan y las pre-pizzas que ellos mismos elaboran. El amor por el trabajo, la constancia, el respeto por sus clientes y especialmente, el buen gusto, acercan a esta pareja cada vez más al éxito. 


Emanuel es sanrafaelino y, si bien ha hecho otras tareas en una empresa local o en un boliche, un día se animó junto a su mujer a cocinar para vender, comenzando así con un micro-emprendimiento que avanza día a día. Ninguno de los dos poseía recetas familiares o algo por el estilo, sino que comenzaron a buscar información útil en Internet… ¡y la encontraron!
“La cosa me ha ido bien, la gente me compra muchísimo así que eso es lo importante”, asegura este hombre cuya rutina diaria comienza a las 5 de la mañana con la primera elaboración de panes, pre-pizzas y pizzetas, la cual lleva adelante en su domicilio. Su esposa vende y luego, en la tarde realizan otra parte de la producción, que luego él sale a vender hasta las 21.30 aproximadamente, cargándola mientras camina por las calles de San Rafael.
El propio Emanuel se muestra admirado de la cantidad de clientes que le han comprado y que le siguen comprando cada vez que toca el timbre cuando vende casa por casa. Además de eso, lo que ha aprendido, ya que nunca había hecho una tarea así, ni desde el punto de vista de hornear pan, ni desde el de vender ambulantemente. “Al principio tenía mucha vergüenza, pasaba por una calle, había gente fuera y por el tema de cómo te miran, del prejuicio o cosas así, no me animaba a vender. Pero después en un momento comprendí que no tiene que ser así. Desde entonces, dónde están los grupos de gente con más razón me detengo, empezando a notar que vendía mucho”, destaca.

Esta pareja vende en diferentes puntos de San Rafal, dividiéndose por sectores, vendiendo el lunes en un sector de la ciudad, martes en otro, miércoles en un tercero, etcétera. Sin embargo, si alguien desea comprarles, puede comunicarse al teléfono 261-5096530. Si bien son de San Rafael, el número con característica de Mendoza le quedó ya que trabajó en el Norte provincial en una petrolera.

Ellos y sus hijos son la prueba fehaciente de que si se quiere salir adelante, se puede encontrar siempre una alternativa sana, correcta y legal: en su caso, vender el pan para ganarse el pan de cada día.