El tiempo - Tutiempo.net
LO ÚLTIMO

REINA MORA

REINA MORA
ㅤㅤㅤㅤㅤㅤ𝗔𝘃. 𝗠𝗶𝘁𝗿𝗲 𝟯𝟲𝟭𝟴 | 𝗦𝗮𝗻 𝗥𝗮𝗳𝗮𝗲𝗹, 𝗠𝘇𝗮. | 𝗖𝗲𝗹: (𝟮𝟲𝟬𝟰) 𝟱𝟯𝟭𝟯𝟱𝟱 // 𝟰𝟱𝟵𝟭𝟭𝟯𝟬 | 𝗛𝗼𝗿𝗮𝗿𝗶𝗼: 𝟵 𝗮 𝟭𝟴 𝗵𝘀.

martes, 24 de enero de 2023

Los chats entre las acusadas de matar a Lucio Dupuy: "Qué no se te vaya la mano que nos vamos a mandar una cagada"




A poco más de una semana para conocer el veredicto en el juicio por el crimen de Lucio Dupuy, el nene de 5 años asesinado en La Pampa, se conocieron algunos espeluznantes chats entre las acusadas de asesinarlo a golpes tras meses de atormentarlo. La sentencia se conocerá el jueves 2 de febrero.

El intercambio más intenso entre la madre del chico, Magdalena Espósito Valenti, y su pareja, Abigaíl Páez, se dio desde los primeros días de octubre hasta el 26 de noviembre, día en que mataron a Lucio. En esos mensajes se dicen que el chico les molestaba, que interfería en su relación y que no les permitía hacer su vida. Pero lo más grave de todo es que hablan sobre los castigos que le aplicaban.

Ambas solían discutir porque Lucio “interfiere en sus vidas”, pero uno de los chats que más llamó la atención es uno en el que Páez cuenta que golpeó al chico, mientras hablaban de que se portaba mal. Ante esta situación, lejos de preocuparse por la salud de su hijo, Espósito Valenti le respondió: “Qué no se te vaya la mano que nos vamos a mandar una cagada”. "Estoy harta. Yo tengo que estar todo el día con este pendejo”, dijo Abigaíl en otro fragmento.

En esos mensajes se dicen que el chico les molestaba, que interfería en su relación, que no les permitía hacer su vida, y sobre los castigos que le aplicaban.




Además de ser golpeado y torturado, a Lucio lo hacían pasar hambre. Esto quedó expresado en el juicio por dos madres de amiguitos del nene, que contaron que les llamó la atención la cantidad de comida que ingería cuando iba a de invitado a almorzar. Comer de esa manera lo hizo vomitar cuando volvió a su casa, lo que dio pie a una nueva golpiza que quedó registrada también en mensajes.

De nuevo era Páez quien le pegó por haber vomitado, y al contárselo a la madre, ella no se hizo mucho problema. En otra conversación sobre el mismo tema, Magdalena le preguntó a Abigail: “¿Cómo le pegaste? Ya van dos veces que vomita”. Hay otra charla en la que contaron que al nene lo dejaron en el patio en penitencia un día de lluvia. La novia de la madre escribió: “No lo quiero ni ver a Lucio porque me amarga la vida”.

El juicio oral contó, además de los chats, con un centenar de testigos. Hablaron ante el tribunal familiares, padres de amigos, maestras, médicos, entre otros. Todo ese cúmulo de testimonios, más las evidencias, fueron lo que llevó a la fiscalía a realizar la acusación de abuso sexual y homicidio triplemente agravado por alevosía, porque el niño no se pudo defender; ensañamiento, por el tormento que vivió durante meses y por el vínculo.


Fuente: Diario con vos