El tiempo - Tutiempo.net
LO ÚLTIMO

sábado, 7 de noviembre de 2020

La mecánica automotriz ya no distingue géneros

La mecánica automotriz ya no distingue géneros





Hace algunos meses, Carla Florencia Alessio (24) recibió el título de Técnico Auxiliar Mecánico, en el Centro de Capacitación para el Trabajo (CCT) N° 6-039 "Guillermo Catalán", de San Rafael. Si bien no fue la primera mujer en recibir ese título, sí fue la primera en ocupar un lugar junto a la Bandera Nacional. Se trata de una apasionada por “los fierros”, gran admiradora de la marca Renault, que sueña con tener algún día su propio taller y trabajar junto a su padre, con quien compartió estudios.


Tras finalizar sus estudios secundarios en la escuela Ebyma, Carla empezó a estudiar Psicología e hizo esta tecnicatura en Auxiliar Mecánico de manera simultánea, la cual concluyó con 23 años. Tras ocupar el cargo de primera escolta de la Bandera Nacional, el 7 de diciembre pasado entregó la banda y se recibió. Llamativamente, su padre Fabián Alessio –que estudió con ella–, aquel día entregó la banda de segunda escolta. Para recibirse de psicóloga, sólo le resta rendir la tesis. 










Relató que desde ese momento, se ha estado avocando a los autos de amigos y a los de su familia. “He estado trabajando más que nada en lo conocido, porque no tengo todas las herramientas necesarias, pero digamos que el trabajo lo sé”, dijo y agregó: “Hago reparaciones en sí; tanto lo que vendría siendo el montaje de la tapa de cilindro como la puesta a punto de un vehículo; cambios de piezas, lo que sea a lo mecánico”. 










La necesidad, el hobby y la pasión la llevaron a estudiar esta carrera. Expresó que la pasión nace de que prácticamente toda su vida creció en el taller, pues su papá, un técnico electromecánico que hizo varios años de Ingeniería Electromecánica, es profesor de las escuelas ENET. “Él tiene su taller en casa y si bien no es para vehículos, se dedica a la rectificación de motos antiguas y de bicicletas”, destacó.

Sin la figura de algún corredor en concreto, Carla sigue de cerca a los autos de la marca Renault, ya que si bien considera que “tiene mucho que ver quién va entre el volante y el asiento, también tiene que ver mucho la ingeniería del vehículo y la reparación”. De Renault le atrae la seguridad que tiene y, sobre todo, los motores, que son a su criterio algunos de los mejores. “He tenido el placer de reparar un K4M, del vehículo en el que yo ando (un Renault Clío), porque tuve la necesidad y el no querer llevárselo a otro, haciéndolo yo desde cero; me tocó pintar las juntas con pintura con base de bronce para que no se soplen; ir montando, poner los balancines y demás. Tuve el placer de armar ese vehículo y ahí fue cuando me enamoré de Renault más que nada porque vi toda la tecnología que tenía un auto modelo 2004”, recordó. 










No duda en afirmar que el mundo de la mecánica es algo “machista”, lo que lo vuelve “un desafío” para una mujer, pues se trata de “romper esquemas que ya están planteados”. “Es todo un desafío porque las mujeres carecemos de la misma fuerza que los hombres, pero podemos ejercitarla o rebuscárnosla para tenerla. Yo por ahí no podía ajustar como mis compañeros los tornillos de las ruedas o lo que va más arraigado al tren delantero, para lo que hay que ser muy perfeccionista, por lo que hacía un poco más largos los mangos para no hacer tanta fuerza, o buscaba la manera de ayudarme de alguna forma. Pero si hay algo que tengo que destacar de nosotras, las mujeres, es que somos muy ordenadas y por ahí los hombres no tanto. El perfeccionismo que tenemos las mujeres en ese orden, nos ayuda tanto al momento del desarme como del armado, porque uno empieza a armar desde donde empezó a desarmar”, explicó. 




En lo personal hace 8 años que está en pareja con Maxi, a quien ella considera su “fiel compañero”. Aseguró que “siempre que ha habido que armar algún auto, ha estado al ‘pie del cañón’ ayudando y también aprendiendo”.

Carla tiene intenciones de ingresar a trabajar en alguna agencia de vehículos, con el sueño aún mayor de algún día, poseer su propio taller mecánico.