El tiempo - Tutiempo.net
LO ÚLTIMO

jueves, 2 de junio de 2022

Mendoza: Un grupo de Facebook con interacción de pedófilos genera preocupación





Tiene más de 40 mil miembros y entre ellos hay mendocinos. La Justicia, a través del fiscal Santiago Garay, inició una investigación. No le dan de baja porque las imágenes no son explícitas, pero fomenta el intercambio de material de abuso sexual contra menores.



Un grupo de intercambio de material de abuso sexual infantil creado por pedófilos. Así de simple y contundente.

Se abrió en la red social Facebook en algún país de América del Norte o del Sur y se encuentra activo desde el 16 de julio del 2021. Cualquier persona puede ver quién forma parte del grupo y todo lo que se publica, es decir, está abierto para que accedan desde niños hasta mayores.

Se llama Las. Nenas y cuenta con más 40.000 miembros. Entre ellos hay mendocinos.

El número crece cada día y los cientos de imágenes subidas -obtenidas de Google y otros perfiles de la red- cuentan con decenas de comentarios. Justamente allí, en lo que expresan en cada foto, está lo más aberrante. La sigla CP (child pornography) aparece en diversos posteos a modo de clave para el pedido o el intercambio de archivos.

El link para acceder comenzó a viralizarse en Mendoza a través de diversos servicios de mensajería y el Ministerio Público local abrió una causa después del material aportado por diario El Sol.

El objetivo de los detectives es identificar a sospechosos de canje material con contenido sexual que afecta a niñas y niños. Y los trabajos ya comenzaron.




Esta, como otras páginas similares que se comparten en la red social más popular del mundo, continúan activas, a pesar de denuncias y reportes para que le den de baja, porque Facebook considera que no infringen las normas comunitarias específicas.

¿El motivo? Las imágenes de los menores (casi todos niñas de entre 3 y 18 años, aproximadamente) que se publican no son explícitas. Si bien casi todos los comentarios sí lo son, las denuncias o los reportes de usuarios son ignorados por los responsables de la página, de acuerdo con especialistas consultados por el tema.

Publicar fotos de niñas en ropa interior y no de desnudos tiene un claro objetivo por parte de los pedófilos: que no le den de baja a la página para así continuar distribuyendo ese contenido de forma privada. Y allí entra la Justicia para intentar frenar cualquier tipo de tráfico del material.

La gravedad nace porque los pedófilos comparten enlaces para direccionarse a grupos privados de Telegram o WhatsApp u otros servicios de mensajería menos populares para el intercambio de material. En los comentarios de las fotos está lo más aberrante.




Ante la contundencia de la prueba, el fiscal a cargo de la Unidad Fiscal Especializada en Delitos Informáticos de la provincia, Santiago Garay, sacó una compulsa en las últimas horas para que la Dirección de Inteligencia Criminal (DIC) del Ministerio de Seguridad, que depende de Investigaciones, comience a trabajar en la identificación de personas que podrían estar vinculadas a la circulación del material sobre abuso infantil. 

No es un trabajo fácil pero tampoco imposible. Además, se iba a notificar a Facebook para que dé una respuesta.

En detalle

El grupo Las. Nenas contaba hasta a este jueves con más de 40.000 miembros activos. En un seguimiento realizado por El Sol se constató que, en un par de días, los números de participantes creció de a mil cada 24 horas. Casi todos utilizan perfiles falsos para evitar ser cazados por los pesquisas.

Lo más preocupante es que se detectó que más de una veintena de mendocinos son miembros del grupo. Algunos colocan fotos apócrifas y otros, directamente, las personales.




Justamente, más allá de los personajes, la investigación apunta a los grupos privados de servicios de mensajería. Allí se encuentra el material explícito. Algunos grupos de Telegram o WhatsApp se caen a las pocas horas, pero se van creando nuevos que son compartidos y viajan a la velocidad de la luz.

Por ejemplo, algunas de esas cuentas tenían miles de usuarios y el material que se compartía era de niños sometidos sexualmente.

Fuente: El Sol