El tiempo - Tutiempo.net
LO ÚLTIMO

viernes, 3 de junio de 2022

Coronavirus: funcionarios malargüinos minimizaron la dura realidad de una escuela rural




En Carapacho, Malargüe, existe una escuela-albergue a la que concurren niños que viven en cercanías, y que han sufrido covid con severidad. A través de algunos medios de comunicación, Francisco Pinol, médico responsable del Área Sanitaria Malargüe, minimizó los casos, asegurando haber realizado las tareas correspondientes a una situación como esta y brindando información que ahora es desmentida por los docentes y el personal que trabaja en la institución educativa que incluso habla de “abandono de persona”.


La escuela 4-205 “Embajador Pablo Neruda” se encuentra en el paraje Carapacho, en Malargüe. Allí concurren 43 alumnos y trabajan unas 25 personas entre personal docente y no docente. Se trata de una institución bastante “alejada” (y no sólo desde el punto de vista geográfico), sino porque no cuenta con los servicios básicos que una escuela así requiere.




En este caso, ante la aparición de casos de covid, Francisco Pinol (foto), expresó que un enfermero de la escuela de Carapacho comentó que había un docente con sintomatología compatible, que había sido hisopado con resultado positivo. “En función a esto y el mismo presentando síntomas, establecimos una medida para poder llevar no solamente un enfermero, sino también los test que sean necesarios para poder hacer la evaluación de la población que se encontraba en ese momento en la escuela-albergue, donde se les realizó los hisopados estratégicos para determinar si había casos positivos”, señaló y agregó que a los niños “se los mandó a su domicilio con algo de medicación y las pautas generales”.




Los docentes, que conviven con los alumnos, enviaron a La Ventana San Rafael un comunicado oficial informando cómo realmente fue la situación.

A quien corresponda:

La presenta nota sirve de aclaración a los dichos vertidos por autoridades de Salud y de Dirección General de Escuelas en diferentes medios de comunicación sobre la situación vivida en la Escuela Albergue N°4-205 de Carapacho, Malargüe, ya que la realidad es muy diferente a lo relatado. Aquí se detalla cronológica y verdaderamente lo sucedido:

· Jueves 19 de mayo: se hace el ingreso al establecimiento escolar por parte de los alumnos, docentes y no docentes de la institución para dar inicio al periodo correspondiente a mayo, pautado entre el 18 y el 30 de dicho mes.

· Domingo 22 de mayo: un preceptor escolar comienza a manifestar síntomas como dolor de cabeza, malestar general y fiebre.

· Lunes 23 de mayo: el preceptor continúa manifestando dichos síntomas, siendo la fiebre muy constante, por lo que decide retirarse por sus propios medios.

· Martes 24 de mayo: tres alumnos comienzan a manifestar la misma sintomatología. El preceptor escolar acude a hisoparse a OSEP ante la posibilidad de que pudiera ser coronavirus. El hisopado le arroja resultados positivos. Desde la escuela se comunica telefónicamente la situación al Área de Salud de Malargüe. El Dr. Pinol advierte que dada la situación, cada caso con sintomatología compatible con Covid-19 debe ser tratada como positivo para dicha enfermedad, pero no sugirió ningún tipo de medida al respecto. Se comunica esta situación al Supervisor Sección 12, Sr. Sergio Cara, quien manifiesta que se debería retirar a estos alumnos de la institución. Se le aclara sobre la imposibilidad de hacerlo dado que no se cuenta con medios disponibles para ello, como así tampoco pueden hacerlo sus familias por vivir en zonas muy alejadas. Por la noche, el único enfermero de la posta sanitaria ubicada junto a la escuela comienza a mostrar la misma sintomatología.

Se intenta implementar el protocolo de Covid de DGE, pero el mismo no contempla la realidad de las escuelas albergues.

· Miércoles 25 de Mayo: Los casos de sintomatología compatible se multiplican entre alumnos y docentes, aun cuando se extremaron las medidas dentro del establecimiento con el uso de barbijo, alcohol y limpieza, intentando cumplir con el protocolo vigente (tengamos en cuenta que una escuela albergue es como una casa muy grande con una familia súper numerosa: tampoco se puede usar el barbijo las 24 horas y el contacto es muy cercano, ya que los espacios son pocos y reducidos). El enfermero presenta síntomas evidentes de Covid-19, quedando la escuela sin apoyo sanitario. Nuevamente se comunica la situación a la supervisión, solicitando esta vez el desalbergue ante la escalada de casos y la falta de enfermero. La respuesta del Sr. Cara es negativa, aduciendo que no estaba claro si los síntomas correspondían a coronavirus o un catarro común, desestimando lo expuesto por el Dr. Pinol del Área de Salud.

· Jueves 26 de mayo: Son cada vez más los alumnos, docentes y no docentes que presentan la misma sintomatología. Desde el Área de Salud se envía un nuevo enfermero con 10 test de prueba para coronavirus, con la orden de que si al hisopar se llegaba a 3 positivos no se hicieran más pruebas.

Se hisopa al enfermero, quien da positivo. Luego a dos alumnos con el mismo resultado. El nuevo enfermero se niega a seguir haciendo hisopados ya que debía acatar dicha orden. Ante el pedido e insistencia de docentes, se comunica con el Dr. Pinol quien lo autoriza a seguir haciendo pruebas. Entre alumnos y docentes se llega a los 10 hisopados positivos para Covid-19, pero quienes presentaban síntomas eran muchos más. El enfermero comunica dicha situación a Malargüe.

Desde DGE llega la orden de desalbergar el establecimiento, recién tras la cual el Supervisor Sergio Cara da el visto bueno. Los alumnos son enviados a los puestos donde habitan, sin ningún tipo de medicación. Al día de la fecha tampoco fueron visitados por ningún profesional del Área de Salud de Malargüe, contrariamente a todo manifestado por las autoridades en los medios.

Cabe aclarar que muchos de estos alumnos presentaban sintomatología pero no fueron hisopados por falta de test reactivos suficientes.

Otro grupo de alumnos de la ciudad de Malargüe, docentes y no docentes concurren a dicha ciudad a hisoparse, arrojando 4 positivos entre docentes y no docentes, y 3 positivos entre los alumnos. También hay 5 casos sospechosos más que no se hisopan pero presentan síntomas compatibles.

Como se puede observar, el total de casos positivos asciende a 17 confirmados y 5 sospechosos, contrariamente a lo declarado a los medios por el Dr. Pinol, el Supervisor Sergio Cara y la Subdelegada Fabiana Glatigny, quienes sólo hablaron de 3 casos confirmados y 10 sospechosos, y de un seguimiento de la salud de los alumnos provenientes del campo.

El Código Penal establece en el Artículo 106 que se incurre en abandono de persona cuando se coloca a otro, por cualquier medio, en situación de desamparo, de la que resulta un peligro para la vida o la salud; o cuando se abandona a una persona a la que se debe mantener o cuidar. Queda comprobar por las autoridades pertinentes si aquí se cometió o no este delito, pero al menos ya resulta sospechoso que quienes tomaron decisiones presumiblemente erradas son las mismas personas que declaran falsamente en los medios queriendo minimizar una situación sumamente grave.