El tiempo - Tutiempo.net

VENDIMIA

martes, 23 de febrero de 2021

Un diputado mendocino repudió que se otorgaran dosis de la vacuna a personas que no tenían prioridad de inoculación

Un diputado mendocino repudió que se otorgaran dosis de la vacuna a personas que no tenían prioridad de inoculación



El legislador del Partido Intransigente, Eduardo Martínez Guerra hizo una iniciativa para expresar repudio ante el proceder por parte de las autoridades sanitarias nacionales, que otorgaron dosis de la vacuna contra el Covid-19 a personas que no tenían prioridad de inoculación según el plan de vacunación vigente.


Este viernes se dio a conocer un escandaloso proceder por parte de las autoridades sanitarias en el país, que otorgaron dosis de la vacuna contra el Covid-19 a personas que no tenían prioridad de inoculación según el plan de vacunación vigente, sin respetar la normativa y el protocolo establecido.

Por este motivo, el Presidente Alberto Fernández pidió la renuncia de su ministro de Salud, Ginés González García.

“Resalto el proceder del presidente ya que estamos ante una realidad muy difícil que ha costado miles de vidas en la Argentina y exige seriedad y transparencia, al mismo tiempo que repudio toda acción de privilegio en el acceso a las vacunas”, expresó el legislador.

Después remarcó: “Concibo que lo sucedido en una situación de pandemia global, es un hecho inmoral, desde cualquier perspectiva que se lo mire, compartimos desde nuestro espacio político parte de una concepción cuyo contenido de base es la reivindicación de la justicia social, por ello estamos obligados a mirar las cosas con esta perspectiva. Aquí el juicio es más grave, porque lo que queda comprometido ya no es el juicio sobre un individuo sino una práctica colectiva, un proyecto político”.

Finalmente señaló: “La política no tiene reglas más mustias y permisivas que la moral individual, todo lo contrario; al político, especialmente al hombre o mujer de Estado, no se le debería exigir que cumpla solamente con las reglas de la moral individual, familiar o de grupo, se le debe exigir responsabilidad por lo común, por lo público, desnaturalizando de una vez por todas lo individual”.