El tiempo - Tutiempo.net
LO ÚLTIMO

miércoles, 20 de enero de 2021

Aby Kusa: talento, arte y decoración

Aby Kusa: talento, arte y decoración



Aby es una artista local de 30 años, que si bien es estudiante del Profesorado de Geografía (pasó a 4to año) –según compartió con La Ventana San Rafael– hace aproximadamente un año que decidió comenzar a expresarse a través de sus obras y a darlas a conocer en sociedad, pues siempre le gustaron las artes visuales.


Sus primeros pasos en esta manera de mostrar sus trabajos, fue en una exposición que hubo en el Instituto Profesorado de Arte (IPA). “Hablé con el chico que la organizaba, me dieron lugar y ahí empecé, y cada vez empecé a crecer más, a aprender más, a trabajar con distintos materiales: pinturas, cemento, también apunto mucho al reciclaje, reciclar elementos de vidrio para poder lograr objetos decorativos”, señaló.






Aby es estudiante del Profesorado de Geografía, pero siempre le gustaron las artes visuales (de hecho, casi entra a Artes Visuales a pesar de no haber estudiado el nivel secundario en una escuela artística). “Siempre me quedó la pica, siempre me llamó la atención pero ‘por h o por b’ nunca se dio”, recuerda y agrega: “La habilidad la tengo, así que seguí investigando, preguntando a profesores de arte, o si no buscando en internet (donde está todo)”.






La época de pandemia le dio algo de tiempo para investigar, y aprovechando que se encuentra de vacaciones, está trabajando por estos días más intensamente en el mundo artístico. Vende sus obras, tanto a particulares como a comercios de decoración o de artesanías, intentando vincular su trabajo hacia ambos lados. “Es un producto bastante dócil, se puede ir para los dos ramas; por ahí son cosas que no son tan rústicas, pero al mismo tiempo son de diseño”, expresó.






El arte es un gusto personal, ya que no posee familiares en cuyas obras se haya inspirado. Justamente sus seres queridos –tanto su familia como sus amigos– la apoyan en todo esto que desde no hace mucho se ha animado a mostrar.






Entre sus expectativas, respecto de lo que ya es un microemprendimiento, está el ampliarse, seguir creciendo, quizás tener más clientes y llegar a un número mayor de público, como así también participar de otras exposiciones y del sector cultural.