El tiempo - Tutiempo.net

jueves, 30 de julio de 2020

El escándalo de San Rafael: Mons. Viganó escribe al Obispo





Estoy confundido y dolido al escuchar las noticias de la prensa internacional sobre la decisión de cerrar el Seminario de la Diócesis de San Rafael y despedir a su Rector, el P. Alejandro Miguel Ciarrocchi.


Esta decisión la habría tomado, con Su señal celosa, la Congregación para el Clero, quien consideró inadmisible la negativa de los clérigos bajo su jurisdicción a administrar y recibir la Sagrada Eucaristía en su mano y no en su boca. Me imagino que el comportamiento loable y coherente de los sacerdotes, clérigos y fieles de San Rafael le ofreció una excelente excusa para cerrar el seminario argentino más grande y dispersar a los seminaristas para reeducarlos en otros lugares, en seminarios tan ejemplares que ahora se han vaciado. Su Excelencia ha podido traducir admirablemente a la práctica esa invitación a la parresía, en cuyo nombre debería derrotarse el flagelo del clericalismo denunciado por el más alto Soglio.

Puedo entender su desilusión al ver que, a pesar del duro trabajo de adoctrinamiento ultramodernista llevado a cabo en estas décadas, todavía hay buenos sacerdotes y clérigos que no ponen obediencia de cortesía sobre el debido respeto al Santísimo Sacramento; y puedo imaginar su rencor al ver que incluso los fieles laicos y familias enteras, de lo que se llama "la Vendée de los Andes" , siguen a los buenos pastores, de quienes, como dice el Evangelio, "reconocen la voz", y no mercenarios a quienes no les importan las ovejas (Jn 10, 4.13).

Estos episodios confirman la acción del Espíritu Santo en la Iglesia: el Paráclito infunde el don de la Fortaleza en los humildes y los débiles y confunde a los orgullosos y poderosos, manifestando la fe en el Sacramento del Altar de agosto, por un lado, y su culpable profanación del respeto humano por el otro. Tal vez la conformidad con la mentalidad del mundo merezca a su Excelencia el aplauso fácil e interesado de los enemigos de la Iglesia, pero no evitará ni el arrepentimiento unánime del bien, ni el Juicio de Dios, que bajo los velos eucarísticos está presente en Cuerpo, Sangre. , Alma y Divinidad. Y quién les pide a los Sagrados Pastores que sean sus testigos, no sus traidores y perseguidores.

Su Excelencia me permitirá señalarle una cierta inconsistencia de su comportamiento con el lema que ha elegido para su emblema: Paterna atque fraterna charitate. No veo nada paternal en castigar a los Sacerdotes que no quieren profanar la Sagrada Hostia, ni ninguna forma de verdadera Caridad para aquellos que han desobedecido una orden inadmisible. La caridad se ejerce para el bien y para la verdad: si tiene el error como principio y el mal como fin, es solo una parodia grotesca de la virtud. Un obispo que, en lugar de defender el honor debido al Rey de reyes y alabar a quienes luchan por este noble propósito, cierra un floreciente seminario y reprende públicamente a sus clérigos, no realiza una acción de caridad, sino un lamentable abuso de que será llamado a responder ante el tribunal de Dios. Ruego que comprenda cuán serio es su gesto, evaluado sub specie aeternitatis, en sí mismo y un escándalo por lo simple. Sus estudios enAngelicum debería ayudar a su excelencia en este trabajo de resipiscencia saludable, que impone incluso la reparación necesaria sub grave.

La prensa informa que en la Diócesis de Basilea, en la iglesia de Rigi-Kaltbad, una mujer vestida con vestimentas sagradas generalmente simula la celebración de la misa, en ausencia de un sacerdote ordenado, omitiendo solo las palabras de la institución. Me pregunto si Mons. Felix Gmür se distinguirá por el mismo celo que la animó, y si recurre a los dicasterios romanos para castigar la sacrílega puesta en escena de una manera ejemplar.

Sin embargo, me temo que la inflexibilidad mostrada por usted al castigar a los sacerdotes que lo han desobedecido diligentemente no encontrará emulados en Suiza. Ciertamente, si en ese altar un Sacerdote hubiera celebrado la Misa en el Rito Tridentino, las flechas del Ordinario no habrían tardado en golpearlo; pero una mujer que celebra la misa de manera abusiva y sacrílega ahora se considera algo insignificante, tanto como exponer el Santísimo Sacramento del Altar a la profanación.

Junto con el clero y los laicos de su diócesis, a quienes injustamente golpeó y ofendió gravemente, rezo por usted, su excelencia, por los directores de la Santa Sede y, en particular, por el cardenal Beniamino Stella, a quien conocí como un devoto sacerdote y fiel nuncio apostólico, a quien como Delegado para las Representaciones Pontificias visité Bogotá. Una vez mi amigo, trabajé con él durante años en la Secretaría de Estado: desafortunadamente por algún tiempo ya no puedo reconocerlo como tal, por su participación en la demolición de la Iglesia de Cristo.

Oremos por su conversión, una conversión a la que todos estamos llamados, pero que es indiferente a aquellos que trabajan no para la gloria de Dios, sino contra el bien de las almas y el honor de la Iglesia.

Todos rezamos por los seminaristas y los fieles de San Rafael a quienes usted, Su Excelencia, ha declarado la guerra.

Con caridad fraterna, en verdad,

+ Carlo Maria Viganò, Arzobispo