sábado, 16 de noviembre de 2019

Niño prodigio: tiene 9 años y está a punto de graduarse en la universidad

Laurent Simons está estudiando ingeniería eléctrica en la Universidad Tecnológica de Eindhoven y se recibe en diciembre. Empezó la primaria a los 4 y la secundaria a los 6. 


Laurent Simons tiene 9 años y está a punto de graduarse de la universidad. El niño, un verdadero prodigio que nació y vive en Bélgica,está estudiando en la Universidad Tecnológica de Eindhoven el grado de ingeniería eléctrica y tiene previsto terminar en diciembre.

El propio personal de la institución describe al niño como "extraordinario" y sus padres señalan que fueron los abuelos los primeros en darse cuenta-"Notaron algo muy especial sobre Laurent", recuerdan. Ambos creyeron que los abuelos exageraban pero al poco tiempo los maestros estuvieron de acuerdo. Sin duda es un niño prodigio. Simons, tras graduarse, quiere inscribirse en un programa de doctorado en el mismo campo de estudio, comentó su padre a la CNN. La universidad la permitió al niño completar sus estudios más rápido que los demás.

El director de educación del centro remarcó en un comunicado que "los estudiantes especiales tienen buenas razones para hacerlo" para que puedan organizar el ajustado horario. Además, el docente se encargó de elogiar al chico: "es el estudiante más rápido que hemos tenido aquí". La familia de Laurent ha preferido no divulgar la universidad que ha elegido para estudiar su doctorado pero afirman que "la absorción no es un problema para él" y que "se centrará en la investigación". Simons empezó la primaria cuando tenía 4, la secundaría a los 6 y la universidad a los 8. Ahora está terminando un programa que le toma a la gente normalmente 3 años en solo 10 meses y no piensa frenar: quiere estudiar medicina, hacer un doctorado y crear órganos artificiales. ¡El motivo? Porque sus abuelos tienen condiciones cardíacas que podrían necesitarlos en un futuro cercano. Por suerte, él estará listo para hacerse cargo cuando sea un adolescente.

Según sus profesores, tiene la capacidad de absorber información extremadamente rápido. Eso hace que se puedan cubrir temáticas a toda velocidad y avanzar hacia otras. Su coeficiente intelectual es de 145 pero eso no lo frena para jugar videojuegos y nadar, o al menos eso dice su padre en las entrevistas. Y también se ve en las fotos de su Instagram, donde se lo ve con amigos, jugando o vacacionando en familia.

Fuente: Perfil