El tiempo - Tutiempo.net

martes, 12 de noviembre de 2019

La nafta podría llegar a $60 a fin de año

Estacioneros dicen que el precio de los combustibles tiene por lo menos un 30% de atraso provocado por el decreto de congelamiento. 


El jueves se vence el plazo del congelamiento de los combustibles que dispuso el presidente Mauricio Macri el 14 de agosto. La medida provocó un enfrentamiento de la Casa Rosada con las provincias productoras y las empresas petroleras y afectó a la joya argentina Vaca Muerta.

Raúl Castellano, de la Cámara de Expendedores de Combustibles, explicó en Radio Jornada que va a haber una suba de precios estimada en 5%, pero que podría subir aún más en las próximas semanas. "Habría un incremento en las próximas semanas acumulativo del 15%. Las versiones extraoficiales hablan de una suba de tres veces de 5%", dijo Castellano.

"Nosotros estamos cabalgando en un límite muy delgado, por un lado quedamos desfasados si el precio está congelado pero si los costos suben, la gente no consume. Lo óptimo es que suba acompañando inflacionario", dijo el representante de los empresarios del combustible.

Asimismo, advirtió que la comparación del precio de la nafta con el dólar es casual, "no hay nada que lo indique sea así. Creo que el precio razonable de aca a fin de año sería alrededor de 60 pesos".

Por su parte, presidente de la Federación de Entidades de Combustibles (FEC), Julio Alonso, adelantó que «el precio de los combustibles tiene por lo menos un 30% de atraso provocado por el decreto de congelamiento», y agregó que «seguramente se actualizará el valor a partir del 14 de noviembre cuando caiga la medida".

Sin embargo, descartó que el aumento sea «de un solo golpe», porque a sería una catástrofe para el bolsillo de los consumidores, pero confirmó que «los incrementos se darán por tramos».

A su vez, desmintió la teoría por la cual se responsabiliza a los aumentos de los combustibles por «disparar los incrementos en los precios de los alimentos y productos de consumo masivo», y aseguró que «se demuestra que no es real relacionar que cuando sube la nafta suben los precios de los productos de primera necesidad, porque quedó demostrado que el combustible se retocó solamente un 4% mientras que los alimentos superaron el 10 de aumento».

«Más allá de la coyuntura que pueda estar atravesando cada colega, estamos embarcados en una campaña de asesoramiento y ayuda a los estacioneros blancos para que puedan lograr el embanderamiento, tanto con las marcas low cost, como con las nuevas empresas que se hicieron cargo de las bocas que pertenecían a Oil combustibles», detalló.
En ese aspecto, concluyó que «la solución permanente ante los avatares del mercado que pega directamente sobre las expendedoras blancas pasa por la inclusión de ellas en la competitividad que le puedan dar los nuevos actores de la actividad».

Fuente: Jornada Mendoza