viernes, 13 de septiembre de 2019

El complejo multipropósito Portezuelo del Viento es hoy una realidad

Postergado durante más de medio siglo, el complejo multipropósito Portezuelo del Viento es hoy una realidad, con US$ 1.023 millones garantizados para su construcción y el respaldo de cuatro años de trabajo continuo. Durante la presentación del llamado a licitación, Cornejo anunció que “el pliego está preparado tanto para empresas internacionales como nacionales, y también para empresas locales. Pero vamos a privilegiar que estos 1.023 millones de dólares queden en Mendoza para empresas locales. El pliego lo permite”.


El Gobernador Alfredo Cornejo, junto a la vicegobernadora Laura Montero; al intendente de Capital, Rodolfo Suarez, y al intendente de Malargüe, Jorge Vergara, participó en el llamado a licitación de Portezuelo del Viento. La presa es la mayor obra de ingeniería civil de Mendoza.

Junto al mandatario también estuvieron el ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner; la titular del Ente Regulador Eléctrico (EPRE), Jimena Latorre; el subsecretario de Energía y Minería, Emilio Guiñazú; el senador nacional, Julio Cobos y el concejal Manuel Ojeda, entre otros funcionarios provinciales, municipales y personal de Vialidad Nacional e Irrigación.

Postergado durante más de medio siglo, el complejo multipropósito Portezuelo del Viento es hoy una realidad, con US$ 1.023 millones garantizados para su construcción y el respaldo de cuatro años de trabajo continuo.


El Gobierno de Alfredo Cornejo se planteó la concreción como un objetivo prioritario, que comienza a tomar forma con la licitación de la presa. Además de dar energía a 130 mil hogares, revitalizará el turismo en el Sur provincial, creará nuevas áreas de cultivo y de turismo y garantizará más de 5 mil puestos de trabajo.

“Estamos llamando a licitación la obra del siglo, con todo lo que implica. Nuestra economía mendocina y el pueblo de Mendoza necesita ampliar su capacidad económica. Sólo venceremos los flagelos de la pobreza y la falta de progreso haciendo crecer nuestra economía, con un Estado eficaz, eficiente e inteligente, que pueda distribuirla adecuadamente”, aseguró el Gobernador durante la ceremonia de licitación de la tan ansiada obra.

El mandatario agregó que “la única forma de hacer crecer la economía es con infraestructura y desarrollando la potencialidad en todos nuestros sectores económicos, como el petróleo. Para eso se necesita energía, porque sin energía no hay trabajo y eso es lo que estamos haciendo. Hemos mejorado mucho el Estado y hemos intervenido a pesar de la recesión”.

Siguiendo con el tema económico, Cornejo explicó que Mendoza tiene muchos recursos ambientalmente sustentables. En este sentido, sostuvo que “hasta que la matriz energética del mundo deje los fósiles y comience a ir hacia energías limpias, tendremos que seguir trabajando el petróleo de manera limpia y segura, sumándole energía solar, eólica e hidroeléctrica”.


Haciendo un poco de historia, el Gobernador recordó que “el proyecto Portezuelo del Viento se forjó hace 70 años atrás. Pero fue nuestro equipo el que lo puso en marcha, hace 12 o 13 años, cuando con el gobernador del momento Cobos puso el tema en agenda. Después de Julio Cobos no hubo gobernadores que se pusieran al frente para recuperar lo nuestro. Hacer una obra de este tipo requiere mucho esfuerzo, soñar es fácil, hacer es más difícil”.

Garantías de legalidad y estabilidad económica del proyecto


El mandatario destacó la legalidad y estabilidad económica de Portezuelo del Viento y aseguró: “El proyecto costó 80 millones de pesos para formularlo, lo estamos licitando con seguridad jurídica porque logramos la aprobación de otras provincias en el COIRCO (Comité Interjurisdiccional del Río Colorado). Tenemos aprobados los trabajos ambientales y hasta un amparo en la Corte nacional. Además, tenemos seguridad financiera porque hemos recibido 1023 millones de dólares que ya están en la cuenta de Mendoza, en un bono”.

De esta manera, Cornejo reafirmó: “Nuestro gobierno es serio y esto lo demuestra. En Mendoza somos expertos en energía. Los mendocinos queremos y podemos vivir de la energía”.

Refiriéndose a la importancia del proyecto para el futuro de Mendoza, el mandatario agregó: “Vamos a dejar esta obra para las futuras generaciones. Su potencial es tres veces mayor a Potrerillos. Lo producido lo cobrará la Provincia, al igual que las regalías, que serán coparticipadas con el Municipio de Malargüe. Por eso tenemos la esperanza de que este municipio quede en buenas manos”.

El compromiso para las empresas locales

Alfredo Cornejo destacó el compromiso de su gestión con el empleo y los mendocinos al señalar: “Estamos cumpliendo con la palabra empeñada, por eso estamos orgullosos. Hemos tomado costos, que no toman otros políticos, para reactivar una industria que puede mejorar los salarios de todos los mendocinos”.

En ese sentido, anunció: “El pliego está preparado tanto para empresas internacionales como nacionales, y también para empresas locales. Pero vamos a privilegiar que estos 1.023 millones de dólares queden en Mendoza para empresas locales. El pliego lo permite”.

Capacitación y trabajo para Malargüe

“El proyecto permitirá ampliar el empleo privado. Necesitamos mucha gente para esta obra, 11 mil empleos directos e indirectos. Estamos focalizando una capacitación específica para todos nuestros jóvenes para que el empleo de Portezuelo no se vaya a otras zonas”, señaló Cornejo.

De esta manera, el mandatario explicó que “junto con el Ministerio de Economía, a cargo de Martín Kerchner, hemos abierto una línea de inscripción directa con el Municipio. Vamos a organizar esas capacitaciones para que los malargüinos puedan insertarse laboralmente con esta bomba de inversión en los próximos 5 a 7 años de obra ininterrumpida. Sé que necesitamos muchos más proyectos de este tipo para el futuro mediato de nuestros nietos. Para ellos son necesarias más obras hidroeléctricas, solares”.

En este sentido, Cornejo aseguró que el financiamiento para esas obras “vamos a sacarlo de un fondo que queremos que apruebe la Legislatura y que permitirá con las regalías y con el producido de la energía hacer otros aprovechamientos hidroeléctricos en el río Mendoza y también en el río Tunuyán. Este fondo dará la seguridad jurídica necesaria para futuras inversiones”.

“Estamos soñando para los futuros 20 o 30 años”, indicó Cornejo tras afirmar que “esos sueños están afincados en pies de hierros de la palabra empeñada y con la autoridad de que lo que decimos lo cumplimos. Sigamos haciendo las cosas con seriedad, profesionalismo y esfuerzo. Excluyamos a los demagogos que dicen que las cosas se resuelven fácilmente, en un abrir y cerrar de ojos. Juntemos a la gente de la fuerza del trabajo y de la producción. Con ellos démosle esperanza a nuestro pueblo porque con la ciencia y la tecnología lograremos que Mendoza sea verdaderamente una fuente de desarrollo económico”.

“Malargüe tiene muchas riquezas naturales que, con la mano del hombre, transforman esa realidad. Nos ha dado petróleo durante mucho tiempo, nos dio minerales de potasio también. Espero que se vuelva a reactivar esa gran fuente de producción. Nos dio, además, el Paso Pehuenche, de conectividad internacional, con salida al Pacífico. Próximamente, Malargüe nos dará Portezuelo”, destacó Laura Montero.

Más de cien mil horas de trabajo


163.425 horas/hombre, con una inversión previa de la provincia de $88 millones.

La presa es la mayor obra de ingeniería civil de la historia de Mendoza, y su construcción es la culminación de un sueño que nació hace más de medio siglo. Ubicada sobre el río Grande, en el sureño departamento de Malargüe, tendrá capacidad para abastecer de energía a 130.000 usuarios, cuatro veces más de lo que genera el dique Potrerillos.

Portezuelo del Viento además aumentará la superficie de riego para producción agrícola y ganadera, incrementará el caudal del río Atuel y creará un nuevo polo turístico. Con una altura de 185 metros, va a ser una de las represas más grandes del planeta.



La obra

Portezuelo del Viento es un sueño largamente anhelado por Mendoza que comienza a concretarse. Se trata de una central hidroeléctrica que se construirá sobre el río Grande, el más caudaloso de la provincia, ubicado en el departamento de Malargüe.

A 20 kilómetros de la localidad de Las Loicas y a media hora de la ciudad cabecera del departamento del Sur, el embalse será cuatro veces mayor al de Potrerillos y tendrá capacidad para aportar al sistema eléctrico interconectado energía para 130 mil hogares más.

Planteada para cumplir con múltiples propósitos, permitirá proteger la cuenca media y superior del río Colorado de crecidas intempestivas, y aumentar la garantía de riego para agricultura y ganadería en el Sur de Mendoza.

El proyecto prevé una obra conexa, que permitirá el trasvase de parte del caudal del río Grande al curso medio del Atuel, lo que favorecerá a la provincia de La Pampa y aumentará el caudal turbinado por el complejo hidroeléctrico El Nihuil, en San Rafael

Para tener una idea cercana de la dimensión de la obra, la presa medirá 5,2 veces la altura del Edificio Gómez del centro de la Ciudad de Mendoza.

Alrededor del dique se harán más obras relacionadas, como la relocalización del pueblo Las Loicas en la costa del lago, un nuevo tramo de la ruta nacional 145 y de la ruta provincial 226, la construcción de una sala de máquinas y el tendido eléctrico para conectar la presa con el sistema interconectado nacional.

Malargüe y el río Grande


Ubicado en el Sur de Mendoza, en la cordillera de los Andes, el río Grande es el principal afluente del Colorado, el más septentrional de la Patagonia argentina.

Nace en el corazón de la montaña, en el imponente paisaje de Malargüe, cerca del límite con Chile. Con un promedio de 107 m³/s de caudal, el río recorre 127 kilómetros y se alimenta de arroyos de deshielo y de precipitaciones níveas.

La cuenca superior está formada por una serie de altos con un desnivel que lo convierte en un recurso ideal para la construcción de represas.

Al confluir con el río Barrancas, forma el río Colorado, en el límite entre Mendoza y Neuquén, que luego recorre La Pampa y Río Negro para desembocar en Buenos Aires. Por eso se creó en 1976 el Comité Interjuridiccional del río Colorado (COIRC0), que incluye a las cinco provincias por las que pasa el Colorado. El Comité, que tiene la responsabilidad de procurar una distribución razonable y equitativa de las aguas en beneficio común, dio su aprobación definitiva para la ejecución de Portezuelo.



La Construcción: una de las presas más altas del planeta


Portezuelo del Viento tendrá una presa de hormigón compactado a rodillo de 185 metros de altura, con capacidad para almacenar 2 mil hectómetros cúbicos de agua.

Además de la presa, la construcción incluye una central hidroeléctrica asociada, equipada con 3 turbinas Francis de 30 MW cada una, alimentado por un túnel de 700 m de largo y 6 m de diámetro, y una tubería forzada de 40 m de largo.
La central tendrá una potencia instalada de 210 MW, que generará a lo largo de un año una energía media de 889 GWh, suficiente para abastecer aproximadamente a 130.000 hogares.

El dique tendrá un vertedero curvo, diseñado para una crecida prevista cada diez mil años, de 1.600 m³/s. En total, se utilizarían casi 10 millones de metros cúbicos de materiales sueltos y hormigón.

Por último, el proyecto requiere la construcción de una línea de alta tensión hasta la ciudad de Malargüe, de unos 75 km de longitud, hasta conectar al sistema nacional de electricidad.

Para complementar las obras, el Estado reubicará a unas 200 familias que viven en Las Loicas, una pequeña localidad sobre la ruta 145. El nuevo pueblo se ubicará en la costa sur del lago, en una región con altísimo potencial turístico que además contará con nuevas rutas.

Más de medio siglo de espera

El potencial del frío Grande comenzó a formar parte de los planes del Estado hace más de medio siglo: en 1950 se encararon los primeros estudios para la construcción de una gran represa en Malargüe, aunque la idea quedó en la nada con el derrocamiento de Juan Domingo Perón en 1955.

Años más tarde, en 1968, se volvieron a encarar estudios sobre la utilización del río Grande para aumentar las zonas de riego.

En 1972, el Estado nacional cerró un contrato con la empresa Harza para extender los estudios a la factibilidad de una represa eléctrica.

En 1993, Mendoza sancionó la Ley 6064, que declaró la obra hidroeléctrica y de diversificación del riego de interés provincial. Con esta sanción se hicieron nuevos estudios de factibilidad.

En 2006, el entonces gobernador Julio Cobos y el expresidente Néstor Kirchner firmaron un acuerdo extrajudicial para la construcción de la presa, en compensación por los perjuicios ocasionados a Mendoza por la promoción industrial, que beneficiaba a las vecinas provincias de Cuyo en detrimento de la economía local.

Finalmente, en 2016, el Presidente Mauricio Macri y el Gobernador Alfredo Cornejo firmaron un convenio que aceleró todos los procesos.

En 2017 se realizaron los estudios geológicos y geotécnicos, además de aprobarse las normas de llenado por parte del COIRCO. Al mismo tiempo, la Universidad Nacional de Cuyo terminó sus informes arqueológicos y antropológicos, con resultados positivos.

En mayo de 2019, el Gobernador Cornejo presentó ante el Comité el estudio de impacto ambiental, que demuestra los múltiples beneficios no sólo para Mendoza sino para las provincias vecinas, que traerá la concreción del dique y sus obras asociadas.

Principales características
Localización: río Grande, Malargüe.

Potencia: 210,1 MW.

Inversión/MW: U$D 3,4 MM/MW.

Generación: 884 GWh/año.

Factor de planta: 48%.

Volumen de embalse: 2.000 hm3.

Tipo de presa: hormigón rodillado (HCR).

Tipo de Central: abierta.

Plazo de obra: 5 años.

Tipo de generación: semibase.

Fundaciones: sobre roca.

Casas abastecidas: 743.167 casas.

USD Inversión/Casa: 958/casas.

Uso de agua: energía y turismo.

Proyecto Ejecutivo: Finalizado en 2012.

LAT 500kV: Estudio de factibilidad de alternativas.

MGIA-DIA: En consolidación de MGIA por UNCuyo.

RN145/ RP226: Con Proyecto Ejecutivo/Ante proyecto en ejecución.