jueves, 26 de septiembre de 2019

Comunicadores, amantes de la música, pero sobre todo hermanos

Pablo (29) y Marilín Diab (23) son un “dúo periodístico” que en los ratos libres comparten una pasión: cantar juntos. Lo que empezó como un simple hobby cada vez se vuelve algo más “viral” a través de las redes sociales, con mucha gente que disfruta escuchándolos. Él con su guitarra y ella con su voz –fundamentalmente–, se han dado a conocer a través de “Diab Música”. 


Marilín y Pablo son comunicadores sociales y trabajan en medios de comunicación de San Rafael. En su caso, el ser hermanos va más allá de compartir el apellido Diab y la sangre, puesto que además, se unen por algo tan universal y versátil como es la música.
La idea de crear un dúo que de a poco se va haciendo conocido no saben cómo nació, aunque no descartan que tenga que ver con juntadas familiares en las que siempre surgía, además del acompañamiento de su padre en este camino, quien los llevó a ver a artistas locales, músicos cuyanos, tangueros… “En mi caso particular, canté Tango desde chiquito. Por ahí a medida que pasó el tiempo y que Marilín creció, creo que pudimos encontrar un pequeño ensamble que nos animó a decir ‘probemos un pedacito de esta canción a dúo’. No tengo una fecha exacta como inicio de esto, porque creo que siempre hemos cantado”, recuerda Pablo y agrega que sin dudas, desde el surgimiento de las redes sociales es que se animaron a mostrar lo que hacen ya que hay mucha gente que se expresa a través de esas plataformas digitales. “Ni siquiera lo encaramos como algo profesional ya que no cantamos en ningún resto-bar o local. Si bien lo hemos hecho, admitimos es difícil entrar en el circuito artístico de San Rafael”, destacó. 


Respecto del repertorio, Marilín añadió –entre risas– que lo que se animan a presentar ante una cámara, son versiones de canciones que les gustan, por lo que van desde temas folclóricos hasta una canción de Maluma. “A la gente le ha gustado. Es como Pablo dice respecto de la importancia que tienen en la actualidad las redes sociales, porque de repente, te está viendo alguien en Uruguay, nos ha pasado que nos ve alguien de Chile o Uruguay a pesar de no saber quiénes son. Está bueno porque cuando arrancás el apoyo lo tenés de conocidos o amigos, pero ver que hay alguien que te ve desde otro lado lo hace más llamativo”, expresó.

En esta aventura de realizar sus propias versiones –a dos voces– de canciones que les llaman la atención, Pablo está a cargo de la guitarra (y canta), mientras que Marilín es –fundamentalmente– la voz y a veces de su mano también surgen los acordes de un ukelele. “Tratamos de ensamblar la voz del hombre y la mujer, y creo que eso es lo que llama la atención: el ensamble de la voz para el dueto. Hemos descubierto que toda canción tiene una raíz de base y eso es lo que tratamos de mostrar. Uno escucha una canción de Maluma y se escucha todo un ‘show’ detrás, mientras que esto es dar a conocerla con un solo instrumento o incluso, a capela”, remarcó él. En Instagram –que permite videos de hasta un minuto– intentan cortar las canciones lo más posible mostrando aquella raíz a la que se refieren, mientras que Facebook da un poco más de tiempo. Por otra parte, en YouTube tienen un canal donde también se los puede disfrutar. Independientemente de que posean algunos temas propios, aún no los han mostrado puesto que la intención es hacer “lo que surge en el momento”, quizás tomando un tema antiguo y reversionarlo.

Se trata de dos hermanos más que unidos por el amor y además, por un “cable a tierra que les alimenta el alma”, algo envidiable para mucha gente.