sábado, 6 de julio de 2019

Una distribuidora que marca historia en San Rafael

Con 50 años de historia, “Pérez Bruna” distribuye productos de panaderías, heladerías, levadura de la marca Saf, margarina, distribuidores de café Calvi en la zona, además de galletas. 


Si bien tuvieron un incendio que les provocó fuertes pérdidas en 1998, lograron salir adelante. Juan Pérez Bruna (73), uno de los mentores de esta empresa familiar se muestra orgulloso de lo conseguido. 

¿Cuándo arrancó el comercio?
Bueno, el comercio nuestro arrancó con la firma de “Pérez Bruna Hermanos” a partir del 1 de junio de 1969, cumpliendo ahora 50 años en el medio. A pesar de todos los contratiempos y de cosas que nos han ido sucediendo (en general), estamos logrando mantenernos gracias a nuestros clientes, a nuestros proveedores, que nos han ayudado en los momentos más difíciles también. Estamos trabajando, abasteciendo y tratando de darle a nuestra clientela lo mejor, de mantenernos todavía.

Eran tres hermanos.
Sí, empezamos Enrique y yo (Juan) como socios de la firma, y el tercero, Ramón, trabajaba con nosotros pero lamentablemente falleció hace varios años. En la actualidad estoy yo que sigo a cargo y mi hermano, si bien está un poco alejado, está presente en cuanto a la formación.

Además trabajan conmigo mi hijo y mi sobrino Miguel Ángel. Tengo un empleado también, Ariel. 


Fue difícil recuperarse del incendio, ¿no?
Sí, fue el 3 de noviembre de 1998, y varias veces he manifestado que debemos mucho a nuestros proveedores que nos dieron una buena mano y también a nuestros clientes. Después de tantas cosas estamos para seguir abasteciendo, atendiendo lo mejor que podamos y ser lo más nobles posible en nuestro trabajo.

Más allá del incendio, ¿cómo fue durante tantos años manejarse en la economía?
A nivel economía, al principio, para salir de las pérdidas totales nuestras, fue muy difícil. Pasamos años difíciles respecto de nuestro problema. Luego hemos ido superando los inconvenientes que surgen a raíz de las políticas reinantes, políticas económicas que no benefician enormemente en nada (nos está pasando un poco en este momento con la recesión, la falta de consumo que hay). Quizás ha habido peores momentos, pero se están notando bastante los pocos ingresos, que la gente está sin trabajo, entonces hay mucha gente que se está dedicando a hacer cosas de manera particular, como comidas, pan, tortitas, productos del rubro nuestro y yo creo que eso no es muy beneficioso y da señales de la necesidad que hay en este momento. Pero bueno, si uno se fija por las políticas monetarias reinantes, puede que haya habido épocas más difíciles que ahora, pero trataremos de pasarla, ver qué sucede y seguiremos en la lucha.

Son una empresa modelo, teniendo en cuenta la cantidad de años que llevan trabajando.

Son años, la verdad es que son años de trabajo con la mejor atención que hemos podido darle al público, a nuestros clientes, y con nuestros proveedores hemos tratado de ser –por supuesto– lo más correctos posible (eso lo dirán ellos algún día si se les pregunta cómo somos) (risas).