MIRA LAS CANDIDATAS HACIENDO CLICK EN LA IMAGEN

martes, 14 de mayo de 2019

Tres escuelas rurales de San Rafael compartieron el concierto didáctico de percusión “Mundo Tambor”

Este viernes 10 de mayo las comunidades educativas de las escuelas rurales sanrafaelinas N° 1-226 “Santa Cruz”, N° 1-376 “Feliciano Chiclana”, de La Llave Vieja y N° 1-138 “Triunvirato de Goudge”, compartieron una hora al ritmo del folclore africano y latinoamericano. 


Participaron del espectáculo 95 alumnos, desde Nivel Inicial (salas de 3, 4 y 5) a 7º grado de Nivel Primario de las escuelas Santa Cruz y Chiclana, los estudiantes de los dos séptimos grados de la escuela de Goudge, ya que su matrícula de 546 alumnos excedía la capacidad de la galería interna de escuela anfitriona, y un grupo de mamás, directoras, docentes y celadores.

La iniciativa surgió de la inspectora de Música de la Sección 8, Alejandra Laterra Spadaro, quien envió la invitación a las escuelas de su sección para organizar el concierto, con lo cual estuvieron presentes las directoras de las tres escuelas rurales Verónica Faraldo, Marisa Sánchez y Adriana Navarro, respectivamente, quienes gestionaron y coordinaron su concreción. 


“Mundo Tambor” es una de las propuestas que brinda la Escuela Itinerante de Música EUMA, con sede en Buenos Aires. Su director y uno de los dos artistas en escena, Facundo Álvarez, comenzó el espectáculo agradeciendo la colaboración en la preparación del sonido, y a los profesores de música de las escuelas participantes, Walter Blasco y Lucas Ochoa.

Los músicos Facundo y Guillermo Oosveldt lograron un show de alegría y humor, juegos con sonidos y percusión, construcción colectiva de canciones, momentos de complicidad mediante el rescate de códigos comunes de los chicos, desafíos a partir de preguntas y una gran dosis de ternura e imaginación, invitando a viajar a distintos lugares del mundo, como el ritmo africano que escucha la señora de Nueva Guinea que “no puede dejar de bailar”, o la recreación de los contextos del candombe uruguayo y el son cubano. 


Finalmente, los músicos convocaron a cada grupo de alumnos con sus señoritas, a ver y tocar todos los instrumentos de percusión del show. Así, chicos y grandes aprendieron el origen de los ritmos, qué instrumentos lo integran y cómo suenan. En el cierre también se develó que el secreto de los instrumentos de percusión es que se componen por un sonido grave y uno agudo y que todos los lenguajes comunican.

Con esas palabras, quedó repiqueteando la idea, que también son dos los sonidos del corazón, ese lugar emocional, desde el que todos aprendemos.

Fuente: Prensa DGE