martes, 28 de mayo de 2019

En San Rafael también hubo una manifestación a favor de la legalización del aborto

Este martes en el Congreso de la Nación se presentó por 8ª vez un proyecto que busca legalizar el aborto. Como en otros puntos del país, en San Rafael se llevó a cabo una manifestación para apoyarlo, que comenzó en el Kilómetro Cero y que se desarrolló por varias calles, entre ellas Belgrano, pasando por la puerta de la Catedral, donde hubo un fuerte cruce con católicos que “custodiaban” junto a la policía el edificio.


El Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) fue formulado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y lleva más de 70 firmas de legisladores de todos los partidos políticos. Se presentará este martes, coincidiendo con el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres. En consonancia, se llevaron adelante “manifestaciones verdes” en todo el país y San Rafael no quedó ajeno.
La marcha comenzó pasadas las 17.30 en el Kilómetro Cero, donde alrededor de 200 personas (la mayoría mujeres jóvenes), portando pañuelos verdes y pancartas con todo tipo de frases a favor de la legalización del aborto, empezaron con diferentes cánticos justificando su presencia allí y, fundamentalmente, pidiéndole a la Iglesia Católica dejar de intervenir en temas del Estado.



Lihuen Albornoz, ex candidata a intendenta de San Rafael por el Frente de Izquierda dijo que al igual que el año pasado están allí reclamando que sus vidas valen, que deberían ser prioridad para este gobierno o para el gobierno que sea.



Desde allí marcharon rumbo a la Catedral, donde comenzó un fuerte cruce contra quienes se encontraban allí “custodiando” el templo acompañados por algunos policías que habían ido en caso de que hubiera algún hecho de más violencia que ameritara su intervención, lo que afortunadamente, no ocurrió. 





Mientras quienes llevaban pañuelo verde pedían legalización del aborto, quienes tenían colocado pañuelo celeste –literalmente– se encontraban rezando el Padre Nuestro y así lo hicieron hasta que quienes insultaban a la Iglesia se fueron a recorrer otras calles.