jueves, 2 de mayo de 2019

El Gobierno busca frenar el mercado negro de autopartes

Esta mañana se presentó en la Legislatura el proyecto anunciado por el Gobernador Alfredo Cornejo para hacerle frente al robo y venta de ruedas, llantas, neumáticos y autopartes.


El Gobierno provincial envió a la Legislatura un proyecto de ley que prevé frenar el robo y la reventa de cubiertas y autopartes en la provincia.

La iniciativa fue anunciada ayer miércoles por el propio Gobernador de la provincia, Alfredo Cornejo, en su discurso de apertura de sesiones ordinarias.

El proyecto busca desalentar el robo y la venta de ruedas, llantas, neumáticos y partes de automotores que a diario sufren los mendocinos.

A su vez, se pretende disminuir la compra de bienes de dudosa procedencia, como así también la presencia del Estado en el control permanente de los establecimientos dedicados a la compra y venta de autopartes y de neumáticos.

De esta manera, con la llegada de este proyecto a la Legislatura se reformará la ley provincial de adhesión a la ley Nacional de Autopartes (25761).

El ministro de Seguridad, Gianni Venier destacó que “en los allanamientos encontrábamos que las piezas se quedaban en los desarmaderos, con lo cual volvían a venderse las herramientas que se habían sacado de los vehículos”.

En este sentido, el proyecto contempla que a los policías que investigan los desarmaderos ahora se sumen los fiscales.

Por otro lado, las autopartes serán tomadas como material peligroso, como sucede con las drogas, y habrá un lapso de 24 horas, después de una medida judicial, para destruirlas. De esta manera, no volverán a ser comercializadas y se desactivará el mercado de los desarmaderos.

El foco también estará puesto en los compradores para evitar que adquieran elementos robados. En esos casos se le podrá aplicar el artículo 116 del Código Contravencional, el cual establece: “El que adquiriere o recibiere por cualquier título cosas que, por su calidad o por las condiciones del que las ofrece, o por el precio, tuviere motivo para sospechar que provienen de un delito, será sancionado con multa desde cuatro mil (4.000) U.F. hasta seis mil (6.000) U.F. o arresto desde cuarenta (40) días hasta sesenta (60) días”.