domingo, 26 de mayo de 2019

“Colimbas” que ingresaron en dictadura y salieron en democracia

La distancia y el tiempo no fueron rivales para este grupo de hombres que –con el uso de redes sociales y del moderno celular– volvieron a reunirse muchos años después de haber terminado el Servicio Militar Obligatorio en San Rafael. Se trata de la camada que ingresó a la “colimba” antes del final de la última dictadura militar que vivió nuestro país y que la dejó cuando la democracia había regresado. 


Tal como marcaban las normas legales de aquella época, en los últimos tiempos de la última dictadura, este grupo de hombres que esos años pisaba la adolescencia, se conoció dentro del Servicio Militar, con toda la crudeza que significaba tener al frente, un gobierno como ese. En el medio, se vivió la Guerra de Malvinas, aunque no les tocó participar de forma activa.

Tras culminar la “colimba”, la vida pasó para cada uno con todo lo que eso implica y algunos se fueron a vivir a otra provincia, estudiaron, se casaron, tuvieron hijos, diversos proyectos, etcétera. 


Pero los años pasaron y la tecnología ayuda a reencontrar a la gente. Fabián Zárate fue uno de los máximos responsables de que esto pudiese ocurrir. Empezó a buscar a sus ex compañeros para lograr esto que finalmente consiguió. Este grupo pudo reunirse utilizando las ventajas que ofrecen las redes y WhatsApp. Varios de ellos, que no viven en San Rafael, decidieron viajar y realizar el encuentro aquí, donde alguna vez les tocó “cumplir con su deber”. Estuvieron en el escuadrón, lugar donde alguna vez residieron mientras hacían el Servicio Militar. Aprovechando la oportunidad, le festejaron el cumpleaños a uno del grupo. Por otra parte, fueron a Valle Grande y a La Llave a comer y pasar tiempo juntos, a recordar viejos tiempos, reír, contarse un poco más qué fue de cada uno. 


Omar Bergás, quien disfruta de esta experiencia ampliamente, dijo que fue una reunión de amigos que actualmente residen en Córdoba, General Alvear y San Rafael, y que si bien por las diferentes obligaciones que cada uno tiene cuesta llevar adelante este tipo de reuniones, se hace el esfuerzo porque realmente “vale la pena”. “Fabián hizo un grupo y nos fue juntando después de 35 años (ya que fue el año pasado por primera vez), y seguimos con esta metodología de juntarnos todos los años”, dijo y agregó: “Acá no hay cuestiones de envidias ni nada así, somos los mismos pibes de aquellos años, con la misma mentalidad de entonces. No se tocan temas de política ni nada por el estilo, lo único River-Boca, que siempre los de River somos más”, dijo entre risas.

Julio Rodríguez, otro de ellos dijo que “es uno de los pocos grupos en los que se tocan todos los temas con diversidad de opiniones y todo tomado con gracia, viéndole la parte jocosa”. “Jamás imaginé que con ellos volvería a recorrer el Escuadrón como lo hicimos. En cada lugar surgían anécdotas, ya sea en la cuadra o en las caballerizas surgían cuestiones que pasaron. Por más que nos juntemos el resto de la vida, siempre va a quedar alguna por contar”, resaltó.