miércoles, 24 de abril de 2019

Daniel Marín: El sommelier sanrafaelino que triunfa en España

Daniel Marín es un sommelier de San Rafael que desde ya hace algunos años partió a Galicia para desarrollar su carrera. Hoy, ya afincado en la ciudad de Ourense, este sanrafaelino sigue creciendo, al punto de convertirse en el sommelier de un restaurante con estrella Michelin. 


¿En dónde estás desarrollando tu profesión de jefe de sala y Sommelier?

El restaurante se llama Nova está ubicado en el centro de Ourense, es un proyecto de vida de dos primos Daniel Guzmán y Julio Sotomayor, jóvenes cocineros con mucha experiencia y talento que en noviembre de 2014 fueron galardonados con una estrella Michelin, único restaurante en la ciudad con esta distinción.

¿En qué consiste el trabajo?


Soy camarero lo que en Argentina se conoce como mozo, profesión de la que me siento muy orgulloso de desempeñar y privilegiado de hacer el trabajo que más me gusta que es cuidar de cada detalle para hacer felices a nuestros comensales.

Mi trabajo es muy amplio para resumir consiste en organizar la sala para que esté todo impecable a la hora que lleguen nuestros clientes, bodega, carta de vinos, maridajes y la organización del equipo.

A la hora del servicio recibo en la puerta a cada uno de nuestros clientes, los acompaño a su mesa, les hago entrega de la carta con nuestras degustaciones, explicando las elaboraciones de nuestros cocineros además del asesoramiento de vinos y maridajes.

¿Cómo es formar parte de un restaurante con estrella Michelin y cuál es su exigencia?
Es estar cada día en un continuo aprendizaje, siempre en la búsqueda de la calidad. La exigencia es elevada, tenemos que brindar a nuestros clientes una experiencia única, para ello trabajamos al detalle para que no haya ningún fallo. 


¿Qué te pide el mercado de acuerdo a la exigencia?
Por ejemplo para confeccionar nuestra carta de vinos no miramos al mercado. Nuestra propuesta se basa sólo en vinos de cercanía ya que en Ourense existe una gran diversidad de variedades autóctonas, climas. Para ello recorremos cada rincón de Galicia buscando vinos de pequeños productores algunos con elaboraciones de 500 botellas por vendimia, estamos convencidos que en Galicia tenemos mucho que contar, cada vino es una ilusión, una mirada al paisaje, un mensaje que transforma y engrandece nuestro territorio, con historias de pequeños viticultores que merecen ser contadas a nuestros clientes.

¿Cuál ha sido su formación para llegar a tener el puesto de jefe de sala y sommelier de un restaurante con estrella Michelin?
Tuve la fortuna de trabajar en restaurantes donde la exigencia era muy elevada, como el gran hotel Costa Meloneras, de Las islas Canarias. También he formado parte del equipo durante 5 años del restaurante el Portalón de Marbella, considerado uno de los mejores restaurantes de la Costa del sol, su director Jesús Mancho ha sido un maestro para mí ya que me enseñó amar esta profesión y en Ourense en el mítico restaurante Galileo del chef Flavio Morganti. En mí día a día soy una parte de todas estas grandes casas que me brindaron todo.

¿Le imprimís aspectos de tus orígenes mendocinos al trabajo?

Los clientes me suelen preguntar de dónde procede mi acento, de dónde soy… y les cuento que soy de Mendoza y me responden afirmando que ahí hay buen vino.

De Mendoza tengo todo nací en San Rafael y viví hasta los 21 años, la cordialidad que nos caracteriza, educación, respeto y mi mejor sonrisa.

Fuente: El Malbec