jueves, 14 de marzo de 2019

San Rafael: El africano que estaba detenido por el crimen de una policía, fue sobreseído

Gassimou Barry, de Nueva Guinea, fue acusado en 2017 por el asesinato de Florencia Peralta. El ex de esta mujer será juzgado por el caso. 


Muchos meses pasó detenido un hombre de Nueva Guinea por el crimen de una mujer policía en San Rafael, hasta que fue sobreseído. Este extranjero estaba sospechado de encubrimiento-el caso tiene imputado a la ex pareja de la víctima-, e incluso se lo investigó como presunto autor material del hecho, ocurrido en 2016.

Florencia Peralta (26) fue estrangulada y asesinada el 13 de septiembre de aquel año, en el interior de su vivienda, ubicada en calle Barcala 1452. Esa misma jornada quedó detenido Damián Ortega, quien hacía un tiempo había terminado una relación con esta mujer, que se desempeñaba como policía en la comisaría 8.

Este mismo sujeto fue quien llamó al 911 para decir que había encontrado a su ex inconsciente en la casa. Contradicciones en su relato lo dejaron en calidad de aprehendido, y pocas horas después imputado por homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género. Al parecer, desde hacía varios meses él la venía hostigando tras la separación. Ambos tuvieron un hijo.

Este hombre quedó en la cárcel y parecía ser el único involucrado, pero un año después la causa tuvo una novedad sorprendente. Gassimou Barry, oriundo de Nueva Guinea y que vivió en San Rafael, era detenido en Rosario. Los pesquisas del caso lo habían puesto en su mira porque el teléfono celular de Florencia después de su muerte había sido encendido y estaba en poder del guineano, que incluso hasta se había tomado fotos con el aparato.

Supieron que no estaba en Mendoza y lo localizaron en Buenos Aires. Desde allí partió a Rosario, en donde finalmente lo arrestaron el 2 de agosto del 2017.

Fue imputado por encubrimiento agravado, acusación alternativa con homicidio criminis causa. Es decir, no se descartaba que Barry hubiera matado a la policía para robarle el celular.

Con estas variantes la investigación de la causa demandó mucho meses, mientras los dos sospechosos estaban presos. Tras el resultado de algunas pruebas, el africano en primera instancia accedió al arresto domiciliario y luego a la libertad. Finalmente su calvario terminó este miércoles, luego de que fuera sobreseído en una audiencia.

El juez Sergio González analizó los elementos recabados, y entendió que el hombre no había tenido vinculación alguna con el crimen. El sospechoso había declarado que se había encontrado el celular en la calle, y hasta detalló los recorridos que hizo una vez que se quedó con el teléfono. Las referencias geoposicionales del dispositivo corroboraron su coartada, además de que no lo ubicaban en la casa donde mataron a la mujer.

Otro dato fue clave: su ADN no coincidió con los restos capilares que se hallaron en la escena del crimen. Todo sirvió para desvincularlo del caso, a poco de comenzar el juicio.

Futuro incierto


La fecha del debate oral para esclarecer el hecho se conocerá en los próximos días, y es un proceso que se espera en San Rafael, debido a lo compleja que es la causa.

Es que el ahora único acusado, Damián Ortega, ex pareja de Florencia, cuenta con una ventaja que lo puede favorecer. El cabello encontrado en la vivienda también dio negativo en la comparación con su patrón genético, por lo que en el lugar podría haber estado otra persona.

Con esta prueba, Ortega aguarda el juicio que podría condenarlo a prisión perpetua en caso de ser culpable. Desde hace un tiempo el sospechoso se encuentra con prisión domiciliaria. Accedió a este beneficio luego de que cumpliera dos años detenido sin condena, situación que contempla la libertad según estipula el Código Penal.

Fuente: Diario Los Andes