domingo, 24 de marzo de 2019

Nuestra bella virreina, María Valentina Riera

Recién comenzado el domingo 27 de enero, esta bella joven de 20 años que representaba al distrito Las Paredes, recibió la noticia sobre el escenario del teatro griego Chacho Santa Cruz de que era la nueva virreina departamental de la Vendimia. En un hecho sin precedentes, la joven pudo fundirse en un abrazo con su hermana Sofía, quien dejaba la corona. 


María Valentina Riera tiene 20 años, 1,67 de estatura, ojos celestes y cabellos rubios. Es mamá de Siro y Victorio (foto), con quienes comparte un amor que se logra percatar a penas los nombra. La solidaridad es una de sus virtudes y así lo demuestra en que posee proyectos en mente para llevar adelante en su rol como virreina este año.

¿Cómo llega Vendimia a tu vida?
Desde hace muchos años, desde que era chiquita, ya que siempre la viví con mi familia. Y se cumplió el sueño de grande, de poder participar.

¿Quién te lo propuso, cómo fue?
Mi hermana el año pasado, ya que ella estuvo también en Vendimia y salió reina de la Melesca. Me incentivó muchísimo a que estuviera, también mi familia. Todos me apoyaron, me pidieron que esté este año, que participara así que me animé, el apoyo de mi familia fue incondicional.

¿Y “la familia que nos permitimos elegir”, los amigos?
¡También, estaban todos! Me acompañan muchísimo, estaban en el anfiteatro, fueron mi hinchada (risas). 


¿Las sensaciones sobre el escenario?
Son indescriptibles, es hermoso. No se puede expresar con palabras ese sentimiento.

¿Qué tal es el grupo humano que se formó?
Hermoso, tenemos una relación excelente entre las 18, somos todas amigas. La verdad es que conocés personas hermosas. Son muchas emociones que se acompañan entre todas.

¿Cómo fue el momento con tu hermana arriba del escenario?
Eso fue lo más emotivo, ese abrazo que nos dimos en el Chacho Santa Cruz fue lo más emotivo que viví esa noche. Fue muy importante para mí porque no me animaba y ella me dio todo el apoyo, fue quien más me apoyó y gracias a ella llegué hasta donde estoy.

Yendo al plano personal, ¿a qué te dedicás?

Inicié la carrera de Locución, Radio y Televisión en el Normal, así que voy a probar con ese desafío. Entré con la reina de la Melesca, con Agustina García, con quien vamos a ser compañeras por lo que también estoy muy contenta. 


¿Considerás que Vendimia ha sido un crecimiento en tu vida, un “antes y un después”?
Sí, totalmente, una “transformación que recién empieza”, diría yo. Es una experiencia inolvidable y por eso invitaría a otras chicas a que se animen. Sí hay cosas que se pueden pulir, que se pueden arreglar porque se dice que “Vendimia es un concurso de belleza” y realmente eso es lo que yo dije siempre en todas las notas previas a la fiesta central en San Rafael. Pero Vendimia no es un concurso de belleza, se la puede tomar así pero la idea es que deje verdaderamente de serlo, porque para representar a un departamento o a Mendoza en la Vendimia Nacional, más allá del físico tiene que haber una persona culta, que realmente sepa representarnos.

¿Cómo fue el contacto con los funcionarios, con la política?

Fue breve, los desayunos con el presidente del Concejo Deliberante Ricardo Vergara y con el intendente Félix. Pudimos hablar un poco, presentar algunos proyectos e ideas, pero el trabajo duro arranca ahora.

¿Qué proyectos o ideas tenés?
Mis proyectos están relacionados al distrito (Las Paredes) y con San Rafael. Quiero hacer proyectos solidarios, trabajar con los comedores y enfocarme a los niños porque soy mamá y son lo más importante. Las ideas tienen que ver con que los niños no pasen hambre, no pasen frío, que tengan útiles para ir a la escuela, zapatillas. Yo quiero trabajar como virreina sin dejar de lado al distrito que representé.