miércoles, 20 de marzo de 2019

El hombre acusado de asesinar a una mujer policía de San Rafael fue liberado

El sospechoso estaba con prisión domiciliaria y ahora queda libre tras dos años detenido sin ser condenado. Se complica la causa. 


Otra novedad presentó este martes la investigación del crimen de la mujer policía Florencia Peralta (26) ocurrido en San Rafael el 2016, con la liberación de su ex pareja, único imputado en esta causa, que ahora comienza a recorrer un camino de incertidumbre.
La víctima fue estrangulada y asesinada el 13 de septiembre de aquel año, en el interior de su vivienda, ubicada en calle Barcala 1452. Esa misma jornada quedó detenido Damián Ortega, quien hacía un tiempo había terminado su relación con esta mujer, que se desempeñaba como policía en la comisaría 8.

Este mismo sujeto fue quien llamó al 911 para decir que había encontrado a su ex inconsciente en la casa. Contradicciones en su relato lo dejaron en calidad de aprehendido, y pocas horas después imputado por homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género. Al parecer, desde hacía varios meses él la venía hostigando tras la separación. Ambos tuvieron un hijo.

El sospechoso pasó 24 meses detenido en la cárcel, hasta que su abogado solicitó el cese de prisión preventiva al haberse cumplido dos años en prisión sin condena firme. Esta posibilidad está contemplada en el Código Penal, aunque Ortega no logró la libertad, si no prisión domiciliaria.

Este martes si consiguió su objetivo, en una audiencia en la que el juez Sergio González ordenó su excarcelación, tras seis meses de prórroga que se había otorgado en la investigación.

Más allá de su liberación, el acusado sigue imputado por un delito que tiene pena única de prisión perpetua; la causa debería elevarse a juicio en breve, aunque ya la defensa adelantó que se opondrá a esto. Una prueba clave que lo benefició fue que en la escena del crimen se hallaron restos capilares que no coincidieron con su patrón genético.

El futuro del expediente por el momento es todo un misterio, luego de la libertad concedida a Ortega y el sobreseimiento de Gassimou Barry, el hombre de Nueva Guinea que estuvo preso y acusado de encubrimiento en el hecho, ya que fue detenido con el teléfono celular de la policía asesinada. La semana pasada el africano quedó desvinculado de la investigación.

Fuente: Diario Los Andes