sábado, 26 de enero de 2019

Terminó siendo verídico: Encontraron los cadáveres de las hermanas israelíes en la casa de Gil Pereg

El viernes 18 de enero publicamos una nota en la que informaban que había aparecido muerta una de las mujeres israelíes perdidas en Mendoza, en la propiedad de Sebastián Gil Pereg, el hijo de una de ellas que ahora se encuentra detenido. La información minutos después fue desmentida.


Finalmente la Policía de Mendoza encontró los cadáveres de las turistas israelíes en la casa del hijo de una de ellas, detenido desde este viernes y acusado del doble crimen.

El macabro hallazgo ocurrió este sábado, tras un nuevo allanamiento en la casa de Nicolás Gil Pereg. Según trascendió, los cadáveres habrían estado tapados con tierra y piedras.


Un rato antes, el imputado había estado cara a cara con la fiscal del caso. "Si usted no me deja ir a mi casa a atender a mis gatos, va a encontrar un cuerpo". Esa fue la única frase que dijo cuando le comunicaron que estaba imputado por los homicidios de su madre, Pirhya Sarussi (63), y su tía, Lily Pereg (54). Los cadáveres aún no habían sido hallados.

De esta forma el israelí, que vive en Mendoza desde 2007, amenazó con quitarse la vida, pero no mostró signos de dolor o arrepentimiento por lo que ocurrió con las hermanas que habían llegado a la provincia el viernes 11 de enero.

Desde el día siguiente nada más se supo de ellas, por lo que comenzó una investigación que siempre apuntó al hombre de 36 años como principal sospechoso. Sin embargo, los investigadores no conseguían pruebas para incriminarlo.


Hasta que el viernes por la tarde policías llegaron al predio ubicado en calle Julio Argentino Roca al 6000 de Guaymallén, donde Gil Pereg vivía en condiciones de indigencia, para detenerlo.
Volvieron a allanar la casa del hijo de una de las turistas israelíes desaparecidas: había 10 cadáveres de animales

La fiscal de Homicidios, Claudia Ríos, había obtenido las evidencias que lo llevaron a la cárcel: principalmente, manchas de sangre en una bolsa de cemento y en una remera.

Esas evidencias se cotejaron con un cepillo de dientes secuestrado en el departamento que las mujeres israelíes alquilaron en el centro de la capital provincial. "Científica estableció las manchas que son hemáticas y el ADN obtenido se correspondía con el cepillo de dientes secuestrado en el departamento", explicó la fiscal.

Aún no se logra determinar a quién pertenece ese cepillo de dientes, por lo que no se pudo establecer si la sangre hallada en el allanamiento corresponde a Sarussi o Pereg, que a pesar de ser hermanas usaban distintos apellidos.


Durante el cuarto allanamiento en la vivienda, los restos de las mujeres israelíes desaparecidas desde el 12 de enero fueron encontrados en una fosa común de un metro y medio tapada con tierra, piedras y un contrapiso, junto a los documentos y pasaportes.