miércoles, 26 de diciembre de 2018

Dialogó con La Ventana el Profesor acusado de golpear a un joven en el camping del SUTE

“Yo reaccioné de mala manera porque me mordió el perro”


En esta nota, el derecho a réplica y la versión del docente sobre los hechos ocurridos en el camping del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación.


El 25 de diciembre fue publicada una nota bajo el título “San Rafael: conocido profesor de secundaria golpeó brutalmente a un joven”, en la que dábamos cuenta de un hecho violento que se produjo dentro del camping del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación, entre un docente de apellido Bosich y Alberto Tusi, hombre que realiza tareas de mantenimiento en el lugar.

¿Cuál es su versión de lo ocurrido?

Yo fui al camping a la parte de descanso, enfrente de la enfermería, me pongo a hablar con él, bien. Imaginate que llevo 10 años yendo al camping y no he tenido nunca ningún problema con él, ni un sí ni un no, nada, siempre “hola, chau, hasta luego”.

En eso me doy vuelta y había un perro suelto (que no debería estar suelto, lo cual es otro tema), y si lo pisé no sé, la cosa es que el perro me muerde en la pantorrilla (lo que está constatado con el médico forense). Yo reacciono y le pego una patada al perro, es una cuestión lógica. Él reaccionó porque custodia los perros ahí y me dice “¡eh, no! Yo me doy vuelta, lo empujo a él, él trastabilla, se cae al piso y un muchacho que estaba de un kiosco de ahí me dice “no, pará, pará, ya está” y yo dije “ya está, si ya me voy”. Me fui a la administración a buscar a la encargada del camping y me dijo “usted siempre con problemas” y le dije “mirame la pierna, me ha mordido el perro”, a lo cual nunca llamaron a la ambulancia, nunca nadie me revisó, nadie me preguntó si estaba bien, si estaba cortado, nada. Ellos estaban transgrediendo una norma interna del camping que nos prohíbe a nosotros llevar mascotas y ellos tienen los perros sueltos.

Yo después fui, hablé con el padre porque yo no sabía que el muchacho estaba trasplantado (lo aclaro), le pedí disculpas al padre. El padre ha hecho una nota diciendo que yo fui a pedirle disculpas. No fue una cuestión de que yo ando por la calle pateando perros, yo reaccioné porque él me empujó de atrás y me di vuelta y le dije “¿qué te pasa a vos?”, sí, es verdad, pero no hubo “una brutal paliza”. Yo de ahí me fui, no es que me quedé para seguir la pelea.

Yo reacciono porque el perro me muerde. La mordida está constatada por el médico forense de la policía y en el club me dejaron “a la buena de Dios”, me hicieron abandono de persona porque nadie se preocupó por ver qué me pasó en la pantorrilla, no llamaron a la ambulancia, nada.

Además, te comento: Todos tienen problemas con los animales esos porque roban las comidas y nadie hace nada porque son del camping.

Y mi pregunta es ¿qué habría pasado si hubiera mordido a un niño? Nada. ¿El niño habría sido el “violento”?

Yo quiero que se entienda esta parte: Yo reaccioné de mala manera porque me mordió el perro, él reaccionó también porque yo le pegué al perro, también. La cosa es que los perros no tendrían que haber estado ahí. Esa es la verdad, si no, no tendría que haber habido ningún problema, porque yo con él no tengo ningún problema, hemos charlado, yo llevo 10 años ahí y nunca hemos tenido un problema. Todo pasó por la mordida del perro.

¿Usted piensa accionar judicialmente contra esta persona?

No, para nada. Yo no tengo nada en su contra. Lo que pasa es que ver ese título de “brutal paliza” queda muy feo y más en un docente.