sábado, 1 de septiembre de 2018

Proponen una Oficina Municipal de Adopción en San Rafael

Gisela Caballero, Concejal de la Unión Cívica Radical, propone la creación de la Oficina Municipal de Adopción. La misma, estaría constituída por un gabinete interdisciplinario, que abarque desde distintas aristas el tema de la adopción en beneficio del niño, integrado ésta área por psicólogos, trabajadores sociales, abogados y demás profesionales formados específicamente en la temática. 


En los fundamentos la edil expresa: “La adopción de un niño no se debe limitar a constatar el cumplimiento de trámites administrativos; en ella confluyen las circunstancias que rodean la situación a resolver, que se conforman con la información pertinente y fidedigna, consideración de la situación jurídica del niño, respecto a sí, a sus padres, parientes y representantes legales y, en particular, al consentimiento que estos hayan podido dar, basado éste en el pleno conocimiento de causa, luego de haber sido debidamente asesorados. Ello, en virtud de que precisamente, en la adopción debe primar “el interés superior del niño” .


Para llevar a cabo el Proceso de Adopción, el Estado debe garantizar que lo detallado anteriormente se reúnan, en este caso, el Estado está representado por el Poder Judicial que es quien debe valorar los elementos que acercan las partes al proceso judicial tendiente al otorgamiento de una guarda o de una adopción. También debe estar presente el Ministerio Público, ejerciendo la representación del niño, de conformidad a la ley de fondo. Pero es el Poder Ejecutivo a su vez, quien debe aportar los medios idóneos para una correcta evaluación de la situación, particularmente los Registros de Adoptantes, a fin de que los postulantes sean eficazmente evaluados para asumir el rol que pretenden respecto al niño.

Por otra parte, el Poder Ejecutivo, es también el Órgano que debe proveer de adecuada asistencia y asesoramiento a la familia de origen, que se ve en la necesidad de entregar a su hijo en adopción. Es el Poder Ejecutivo el responsable de organizar medios y procedimientos adecuados para atender a la familia y evitar que ésta, en situación de vulnerabilidad, caiga en manos de quienes lucran con la trata de niños, a la que luego se camufla, en el mejor de los casos, bajo la figura de la adopción.

Dentro del concepto de “Estado” el Municipio es el primer eslabón de la cadena del Poder Ejecutivo, por cuanto es la Institución que tiene contacto directo con los vecinos que dependen de él; en primer nivel, en materia de servicios. Pero la realidad de los Departamentos de nuestra Provincia y del País se ha transformado y presenta aristas que ahora son visibles, a las que debe afrontar y debe dar respuesta. Es momento de enfrentar nuevos desafíos, como crear nuevas áreas y trabajar en forma integrada la FAMILIA como base de toda sociedad y a partir de entonces, establecer estos temas en la agenda política de las sucesivas gestiones municipales.

En la Provincia de Mendoza, ya son dos los Municipios en los que está funcionando a pleno la Oficina Municipal de Adopción; estos son Guaymallén y San Martín. Teniendo en cuenta la Convención Internacional de los Derechos del Niño y su rango Constitucional, al igual que el resto de los convenios internacionales a los que oportunamente ha adherido nuestro país, la Oficina Municipal de Adopción debe apuntar a la promoción de los derechos del niño, y consecuente, dentro del proceso adoptivo a los de las parejas que desean formar una familia, partiendo del concepto que todo niño tiene derecho a tener una familia.

La “OFICINA MUNICIPAL DE ADOPCIÓN”, trabajará coordinadamente con el RUA (Registro Único de Adopción), sin suplantar de ninguna manera las actividades o tareas que realice el mismo, el EIA (Equipo Interdisciplinario de Adopción), con el aval de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Mendoza, teniendo las siguientes funciones:
  • Brindar información, asesoramiento, acompañamiento y capacitación a aquellas personas que desean adoptar o que sean postulantes a adopción, principalmente en lo que implica el ejercicio de la paternidad adoptiva, como así también en cualquier tema referente a adopción. 
  • Organizar talleres, grupos de reflexión y cualquier tipo de actividades destinadas a personas en periodo de espera, parejas que estén transitando el período de vinculación o guarda pre adoptiva, como así también con padres adoptivos, que tengan por fin intercambiar experiencias, inquietudes y abordar temáticas que ayuden a facilitar el proceso que implica la adopción. 
  • Proveer herramientas adecuadas para enfrentar el proceso de construcción de la identidad de origen del niño/a adoptado, a fin de garantizar el derecho a conocer su verdadero origen. 
  • Trabajar sobre mitos, representaciones sociales y construcciones de sentido común que giran en torno a la adopción. 
  • Coordinar con el RUA-EIA encuentros periódicos con los profesionales que se desempeñen en el espacio municipal de adopción con el objeto de intercambiar saberes, ampliar la capacitación y aunar criterios técnicos y teóricos en el abordaje de la temática. 
Independientemente, hay que señalar que el Municipio cuenta con un cuerpo de profesionales y administrativos dependientes de la Oficina de Niñez y Adolescencia, los que deben actuar en forma coordinada, conteniendo la demanda y asociándose con distintos actores sociales para hacer el trabajo en conjunto.