jueves, 2 de agosto de 2018

El Gobierno implementará un sistema de medidores de agua para particulares y empresas

El Gobernador Alfredo Cornejo adelantó esta iniciativa luego de firmar el convenio para el inicio de la construcción de los colectores Paramillo y Boedo Ponce. 


El Gobernador Alfredo Cornejo; el secretario de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación, Pablo Bereciartua, y el secretario de Servicios Públicos, Natalio Mema, firmaron el convenio para el inicio de la construcción de los colectores Paramillo y Boedo Ponce. El encuentro fue en la sede de Aguas Mendocinas, Belgrano 920, Ciudad.

Las obras corresponden a la ampliación y refuncionalización del sistema de recolección y tratamiento de efluentes cloacales del Gran Mendoza, cuenca El Paramillo. También asistieron el administrador del Enohsa, Luis Jahn; el superintendente general de Irrigación, Sergio Marinelli; el presidente de Aysam, Richard Battagion; el intendente de Guaymallén, Marcelino Iglesias, y miembros del gabinete provincial.


Luego de que las autoridades firmaron el convenio, el Gobernador Alfredo Cornejo dijo: “Desde el Gobierno les estamos dando mucha importancia a la obras de infraestructura social. Un indicador de la pobreza es el tener o no acceso al agua potable o a las cloacas, estos son indicadores sanitarios y de buena convivencia social. El país tiene un gran retraso en saneamiento y por eso hemos sido muy ambiciosos en ese sentido. Son obras que no se ven y no tienen rédito político pero queremos combatir la pobreza y tener un mejor sistema sanitario para que los ciudadanos gocen de buena salud. Esta es una de las mejores inversiones que una gestión puede hacer”.


“Hoy anunciamos obras reales que se ejecutan. Tenemos una planificación estratégica, por eso las grandes obras de infraestructura se están haciendo bajo nuestra gestión. Estamos aumentando redes de agua, ampliando zonas de coberturas y creando plantas de tratamiento cloacal. Hemos llegado al Sur, al Este y al Valle de uco, a cada rincón de Mendoza”, agregó el Gobernador.


Obras complementarias

Sobre la importancia del inicio de estas obras, el mandatario provincial aclaró: “En el Gran Mendoza se han hecho arreglos menores en estos últimos años, pero la obra que necesitamos hacer era la ampliación de El Paramillo, cosa imprescindible para tratar los líquidos cloacales. Estamos invirtiendo 900 millones de pesos y la obra va comenzar efectivamente este mes. A su vez, necesitábamos hacer el colector Boedo-Ponce, que va permitir aliviar los problemas de cloacas de los departamentos de Gran Mendoza, son obras paralelas”.

“El colector es un gran obra que va poder dar mayor factibilidad de cloacas al Gran Mendoza. Esta inversión es de 217 millones de pesos más y también esta adjudicada y comienza este mes la construcción. No sólo firmamos papeles y hacemos anuncios sino que accionamos. Tenemos garantizada la financiación porque tenemos un convenio general con la nación, ya que el 66% de los recursos los pone la Nación y el 33% lo pone la Provincia. Esto va a dar empleo a mucha gente y vamos a ir a recorrer las obras para chequear su avance”, sumó el mandatario.

Cuidar y mediar el uso del agua

En relación con el cuidado del agua, el jefe del Ejecutivo provincial adelantó: “Tenemos proyectos muy ambiciosos con el agua. Estamos trabajando en programas de agua contabilizada. Estamos pensando en el cuidado del agua y creemos que en breve podemos estar firmando y construyendo el sistema para verificar las pérdidas y poder contabilizar el recursos para optimizar su uso. Esto va trasladar la responsabilidad a los ciudadanos y a las empresas”.

“Implementaremos un sistema de medidor casa por casa, y queremos ejecutarlo, no como antes, que se dijo que se compraron 70 mil medidores pero nunca se colocaron. Nos vamos a animar a medir el agua casa por casa, empresa por empresa, y que cada uno pague según su consumo. Así vamos a ahorrar agua y optimizar el uso como lo necesitamos. Mendoza lleva su octavo año seguido de emergencia hídrica. Para cuidar el agua debemos tener una mirada estratégica y como resultado de ese proceso habrá un valor muy razonable con una tarifa social muy amplia”, detalló Cornejo.

Para finalizar, el Gobernador dijo: “El interés general de cuidar el agua es una prioridad y haremos sinergia entre los diversos sectores involucrados y el propio ciudadano ejerciendo sus derechos y sus responsabilidad de cuidar el recurso. Tenemos un plan ambicioso y realista, esperamos que estas dos grandes obras que comienzan este mes sean la columna vertebral de nuestro sistema cloacal y de una ciudad que tiene todo para crecer y que lo debe hacer de una forma sustentable y social y económicamente armónico”.

Articulación entre Nación y Provincia


A su turno, el presidente de Aysam comentó: “En Paramillo se van a hacer ocho lagunas aireadas. Es el sistema que tenemos en Mendoza para el tratamiento de efluentes. Estamos ampliando esta capacidad de depuración e incorporando tecnología. Es una inversión con fondos provinciales y nacionales”.

“Estamos articulando la realización de obras importantes que estaban postergadas, tanto con el Gobierno nacional como con el provincial. Agradezco al Enohsa, que ya ha firmado dos convenios con nosotros en el marco de un plan nacional de agua y saneamiento”, agregó Battagion.

Para finalizar, el titular de Aysam dijo: “Gracias a la Secretaría de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación, estamos por comenzar otros dos proyectos importantes como el de Agua No Contabilizada por 120 millones de dólares y el de la Colectora Campo Espejo por 80 millones”.

Una mejora en la calidad de vida de los ciudadanos

El secretario de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación, Pablo Bereciartua, explicó: “Esta es la primera inversión en agua y saneamiento en Mendoza después de muchos años. Hemos trabajado de forma conjunta con la Provincia y va significar un cambio en la calidad de vida de los habitantes del Área Metropolitana. La Argentina está transitando una nueva etapa de desarrollo, que implica cambios en la políticas que llevamos adelante en el país, priorizando la asignación de recursos públicos, específicamente en la obra pública, de manera transparente y competitiva para revertir el atraso que tenemos como país”.

“En el tema de saneamiento tenemos un atraso histórico. La mitad de la población no tiene cloacas y menos del 20% de las aguas servidas son tratadas antes de ser dispuestas en el ambiente. Es por eso que en la Argentina estamos construyendo 50 plantas depuradoras que implican duplicar la capacidad de tratamiento del país. Esto va alcanzar 20 millones de habitantes”, finalizó el funcionario.

Detalles del Colector Boedo-Ponce


El colector tiene inicio en la intersección de calle Terrada y Boedo, se empalma sobre la colectora máxima noreste en la intersección de calles Buenos Vecinos e Infanta Isabel, siguiendo calles de los departamentos de Luján de Cuyo, Maipú y Guaymallén.

Se prevén empalmes en los principales colectores sobre su traza, tanto en los sistemas propios que opera Aguas Mendocinas como en los sistemas en bloque de Luján de Cuyo y Maipú. Se logra de este modo una refuncionalización completa del sistema de recolección de efluentes cloacales.

Se utilizarán 20.640 metros de cañería de diámetro variable de 700 y 900 milímetros. Con un presupuesto oficial de $217.810.480,81, y con financiamiento del BID (Banco Interamericano de Desarrollo). El plazo de ejecución es de 720 días y beneficiará a 173.000 habitantes.

Características de la ampliación del Establecimiento Depurador El Paramillo

Implica la construcción de ocho series de lagunas aireadas y secundarias facultativas con capacidad de tratamiento de 86.400 m³/día. El presupuesto oficial de la obra es de $682.191.172,37, con el financiamiento del BID y un plazo de ejecución de ejecución de 900 días. Esta obra beneficiará a 300.000 habitantes en forma directa y a 180.000 en forma indirecta.

Sistema de tratamiento con una capacidad nominal de 86.400 m³/día (1.000 litro/segundo) integrado por unidad de pretratamiento, estación de bombeo, tratamiento secundario, desinfección y disposición final del efluente tratado en ACRE (Área de Cultivo Restringido Especial) ya conformado y en operación.

El proceso consistirá en un pretratamiento de desbaste con rejas de limpieza automática, estación de bombeo de líquidos cloacales de capacidad media 3.600 m³/h, y máxima 6.120 m³/h.

El tratamiento secundario se logrará mediante ocho series de lagunas (superficie total 48 ha, volumen total de reactor: 953.560 m³): primarias aireadas más secundarias facultativas, las que a su vez retendrán los sólidos formados en el sistema de aireación hasta su extracción y deshidratación en playas de secado.

El líquido proveniente del sistema de lagunas será desinfectado en la cámara de contacto mediante la adición de solución clorada producida a partir de gas cloro. La vinculación al actual canal de distribución al ACRE se logrará mediante tubería de 1.300 y 1.500 mm de diámetro, en una extensión de aproximadamente 4.600 metros.