martes, 3 de julio de 2018

Vecinos de La Llave trabajan en el desarrollo turístico del distrito

Vecinos del distrito sanrafaelino trabajan intensamente para el futuro de la comunidad en una alternativa para el desarrollo del turismo rural. 


En el mes de noviembre de 2017, los vecinos La Llave comenzaron con un proceso participativo y de carácter autoconvocado, con la finalidad de aunar ideas y buscar alternativas para mejorar la calidad de vida en las familias que viven allí. En especial, se plantearon fortalecer la actividad turística que ya se daba de manera incipiente, pero agregarle esta vez la posibilidad de una gestión comunitaria de la misma.
Así nació el Proyecto de Turismo Rural Comunitario de La Llave, el que vienen desarrollando con la participación de diferentes actores de la comunidad. “Hemos invitado a un grupo técnico en la gestión turística del territorio para recibir asesoramiento, como también a representantes de los sectores públicos y privados, para informarles de la propuesta (organismos turísticos del Departamento y la Provincia)”, explican.



El proyecto se sostiene desde la participación de los residentes de La Llave, desde el cual han experimentado la motivación que implica el decidir sobre la planificación de su territorio y el posible impulso de una actividad económica-cultural que les permita crecer como comunidad y, en extensión, otorgarle una diversificación a la oferta turística del departamento de San Rafael.



La Llave cuenta con potencial turístico para un tipo de visitante que busque conocer la idiosincrasia del pueblo, como lo es, la historia de sus viejas casonas; ofertar calidad en gastronomía y que es propia de la región (conservas, vinos, aceites, miel, chacinados); la oportunidad de transitar una estadía agradable en un paisaje de plena naturaleza y tranquilidad con sus caminos de tierra arbolados, noches frescas y estrelladas, el disfrute de una gran diversidad de flora y fauna autóctona.



“Por todo esto impulsamos la idea con vistas a un mejor futuro para nuestro pueblo, donde las costumbres locales son el “alma mater” de una demanda de visitantes que crece día a día y a quienes queremos complacer brindándoles calidad y servicios sin dejar de lado el compartir como si cada visitante fuera uno más de nuestras familias”, expresaron y agregaron: “En los diversos encuentros participativos, nos hemos fijado líneas de acción para dar curso a las tareas por delante. Los tiempos de ejecución de estas tareas las establecemos nosotros mismos, al igual que la adjudicación de los roles para trabajarlas del cual disponemos de nuestros tiempos libres para el bien del proyecto y de la comunidad”.