miércoles, 25 de julio de 2018

Se llevó a cabo la misa y procesión por el Santo Patrono de Mendoza

En el Día del Apóstol Santiago, Santo Patrono de la provincia, se celebró la Santa Misa en la Catedral y más tarde una procesión por el centro sanrafaelino. Si bien en los edificios públicos no hubo atención, abrió sus puertas gran parte del comercio local.


Este miércoles en horas de la mañana se desarrolló la Santa Misa por el Día del Santo Patrono de la provincia de Mendoza, la que fue celebrada por el padre Francisco Alarcón, párroco de la Catedral San Rafael Arcángel.
Al igual en que la capital provincial, en San Rafael también hubo una procesión más tarde. Los feligreses partieron de la Catedral finalizada la misa, recorrieron algunas calles céntricas y regresaron al punto de partida. Seguidamente, se llevó a cabo un acto de las colectividades españolas, ya que Santiago también es el patrono de España.



Algo de historia

El acta fundacional de nuestra provincia, expresa que Don Pedro del Castillo, decidido a establecer la ciudad y nombrar su cabildo, dispuso señalar la advocación de la iglesia mayor, nombrando a San Pedro (y no a Santiago) como patrón y abogado de la ciudad. Se carece de actas capitulares que den cuenta de cuándo se comenzó a rendir homenaje a Santiago como patrón de Mendoza, lo cual impide fijar una fecha precisa.

Sin embargo, en el acta del 22 de junio de 1566, consta la elección de Gabriel Cepeda como Alférez Real, a quien se le entregaría el estandarte y prestaría solemne juramento como era costumbre.

En los años siguientes, las actas consignan que, en la víspera de Santiago, el Alférez recibía el estandarte y prestaba el juramento.

En 1575, el acta del 24 de julio hace explícita mención del Apóstol cuando lo nombra “Patrón de las Españas y a quien esta Ciudad tiene por Patrón y Abogado”. En esa misma acta se hace referencia a la ceremonia del paseo del estandarte durante los dos días. A partir de la fecha mencionada, la documentación posterior da testimonio de la reiteración anual de esta ceremonia como festejo establecido definitivamente.

Por Ley Provincial 4.081, desde 1976, se declara cada 25 de julio feriado en homenaje al guía y protector de los mendocinos y escudo ante los temblores.