martes, 31 de julio de 2018

Despidos y cierre de Diario Uno papel en el sur

Entre 8 y 10 personas empleadas en los distintos medios que el grupo empresario tiene en San Rafael fueron despedidas en las últimas horas. Además de la pérdida de las fuentes de trabajo, desde el multimedio anticipan pagos de indemnizaciones en cuotas.

Roberto Piazza, técnico electrónico, se desempeñó para la empresa durante 23 años y fue el primer despedido, de una tanda de entre 8 y 10 trabajadores que decidieron desvincular desde el multimedio con sede en San Rafael. Junto con Roberto, fueron despedidos periodistas, personal administrativo, locutores, entre otros.


“Me llamaron, me hicieron una oferta que no me convenía porque vulneraba mis derechos como empleado. Me ofrecieron un retiro voluntario en 18 cuotas de un monto X, hasta que me llegara mi jubilación, dentro de un año y medio aproximadamente” manifiesta Roberto. Además agrega: “La situación en el canal se manifestaba desde hacía tiempo: empezamos a cobrar el sueldo con atrasos cada vez mayores. El medio aguinaldo se pagó en cuatro veces” a modo de ofrecer un pantallazo del escenario complejo que viven los trabajadores.

Piazza explica cómo lo despidieron: “Me llamó una persona que vino del multimedio, no me dijo que me despedía, me dijo que por cuestión de la situación económica de la empresa, me ofrecía el retiro voluntario. Yo le dije que lo iba a pensar, que si le podía contestar al día siguiente. Me dijo que sí”.

Atento a esta situación, Piazza no tardó en asesorarse con su abogada: “Me dijo que no firmara nada, que ya venía para el canal. Me llamó nuevamente la persona que vino de Mendoza, me dijo que en realidad una escribana me quería leer un acta. Le dije que ya venía mi abogada, me dijo que no hacía falta, que era solamente leerla. Mi abogada me dijo que no estuviera ahí, porque por el sólo hecho de escucharla, aunque no firmara, ya era tomado como que yo aceptaba todo”.

“Cuando llegó mi abogada, la escribana leyó el acta donde quedaba desvinculado. Ante la requisitoria del telegrama, la escribana dijo que el acta misma servía de telegrama de despido. Venían con el cuchillo bajo el poncho. Me despidieron. Es llamativo que no estuvo nunca el gerente, no dio la cara, me parece una cosa poco honorable” lamenta el técnico.

Desde el sindicato de prensa abordaron esta situación. Marisa Carrizo, secretaria general del SIPREMZA dijo: “Hay despedidos de todos los sectores: de prensa, de televisión, de locutores. La versión papel en el sur no va a salir más, según ha informado la empresa. Todo esto es muy grave por la pérdida de fuentes de trabajo, por el cierre de la versión papel de un medio”.

Además, desde el gremio explicaron: “Entre otras cosas, es grave porque la empresa verbalmente ha confirmado que quieren pagar indemnizaciones, pero no en el término de la ley, es decir cuatro días hábiles después del telegrama de despido. Quieren pagar la indemnización en cuotas. Se ha establecido una audiencia en carácter de urgente en la Subsecretaria de Trabajo para este miércoles.”

El trabajador despedido, Roberto Piazza, indica: “Tras 23 años de servicio y de entrega y prácticamente a 16 meses de jubilarme, no puedo aceptar semejante abuso. Faltó seriedad. Según me dijeron, estaría en tratativas la venta de los medios, o que ya se habría concretado, pero que la condición para la compra seria ‘el achicamiento de la planta de personal’. Voy a hacer lo que corresponde legalmente. Ya no me interesa revertir la situación, acepto esto. Además el ambiente de trabajo no era el mejor. Pasó con un compañero del área de prensa. Bajó 6 kilos en dos meses. No me interesa volver para estar enfermo” detalla Piazza.

“Según la nota de la escribana, dentro de los cuatro días hábiles tendría mi certificación y liquidación. Cuando yo vea qué me han depositado, veré si lo judicializo o no. Le dije a la persona que me despidió: ‘justo ahora que mi esposa tiene cáncer de mama triple negativo’; pero fue como hablarle a la pared. Es lo que somos: somos un número nada más” remató Roberto.

En los últimos dos meses se han registrado numerosos despidos de trabajadores de medios de comunicación, sólo en Mendoza. En Télam Mendoza, fueron cuatro los corresponsales despedidos, entre periodistas y fotógrafo, en el batacazo que dieron desde el gobierno nacional en el que en total 357 personas en todo el país perdieron su trabajo. Hace apenas unas semanas, dos periodistas de Los Andes fueron despedidos con causa ante la resistencia a cambio de funciones. Esta semana, se suman trabajadores de distintas áreas del multimedio Uno San Rafael. Todos ellos despedidos de forma irregular.