sábado, 2 de junio de 2018

De Secretaría de Gobierno al Concejo Deliberante

A fines de abril asumió Paulo Campi (45) el cargo de concejal por el Frente Somos Mendoza, tras haber sido seis años secretario de Gobierno. Por otra parte, sus pares, decidieron que integre la Comisión de Legislación. Se trata de hombre comprometido con la gestión del intendente Emir Félix, pero, sobre todo, con el pueblo de San Rafael. 


El reglamento interno del Concejo Deliberante, establece Paulo Campi deberá permanecer en el cargo hasta el 1 de mayo de 2022.

¿Qué proyectos tiene en mente?


Venimos trabajando en la modificación de algunas ordenanzas que hemos visto desde la Secretaría de Gobierno. 
Es importante aclararle a la ciudadanía que nosotros somos el Legislativo, y que, si bien tenemos proyectos, tenemos la obligación y el deber de acompañar las decisiones que toma el Ejecutivo; así como los legisladores acompañan las decisiones que toma el gobernador, nosotros desde el oficialismo local acompañamos las decisiones que toma el intendente y hacemos los aportes consensuados con él en ese sentido. Entonces vamos a trabajar justamente en ese acompañamiento que se hace necesario y que requiere el intendente. Nosotros entendemos que el Legislativo no tiene que ser una máquina de impedir, sino que tiene que ser el espacio donde se acompañe en esta proyección que tiene el Ejecutivo, siempre pensando en el beneficio de la gente.

Hemos podido concretar obras muy importantes, tanto desde lo público, como también en otros frentes, como la pulpera, y el Legislativo tiene que acompañar en ese sentido. 


¿Cómo fue el primer encuentro con los concejales de la oposición?

Y… es por eso que les pedimos a los concejales de la oposición, ya desde la primera sesión, declarar a San Rafael en “emergencia tarifaria”, entendiendo que el Concejo Deliberante tiene que expresarse de esa manera. Es una expresión, claro que no es una decisión que podamos tomar nosotros; digo, las decisiones de los cuadros tarifarios se establecen en el marco del Gobierno Nacional y del Provincial, pero nosotros debemos expresarnos en este sentido. Lamentablemente los concejales de la oposición no nos han acompañado en esta intención de declararnos de esta manera, y a nosotros nos preocupa la gente que nos golpea la puerta porque no puede pagar las tarifas.

Si uno ve las tapas de los diarios de fines de la década de los 90’, o de 2001, y ya pasaban este tipo de cosas, volvemos a ver la misma película pensando que va a terminar de la misma manera. La gente no puede pagar las tarifas. Nosotros somos conscientes de que era necesario acomodar el cuadro tarifario, eso está fuera de discusión, pero había que tener en cuenta la necesidad de aquellos casos sociales que hoy cobran una jubilación mínima de 5 mil pesos y que no tienen otra forma de calefaccionarse, como una abuelita de El Nihuil que nos planteaba la desesperación de que le habían llegado 2.500 pesos de luz y cobra 5 mil pesos. Eso el Estado tiene que tenerlo en cuenta, al igual que el sector productivo y comercial, como una panadería a la que le han llegado 35 mil pesos de luz, más lo que le vaya a llegar de gas, porque no puede trasladarlo a precio del pan. Entonces empiezan a mirar hacia sus empleados, y así con los secaderos, las bodegas, todo el sector productivo. Este aumento hace que el empresario, el comerciante mire hacia sus empleados para achicar costos y poder tener rentabilidad: o termina cerrando, o termina echando empleados para poder mejorar su rentabilidad. Para eso está el Estado, y el Estado tiene mirar y nosotros tenemos la responsabilidad desde el Concejo Deliberante de alertar.

Lamento que los concejales de la oposición no nos hayan acompañado. Algunos de ellos que nos han acompañado en reuniones vecinales rasgándose las vestiduras, diciendo textualmente que eran “aumentos desmedidos y desmesurados”, ahora no nos han acompañado. Es medio contradictorio. 

¿Cómo fue la experiencia como secretario de Gobierno?
En la Secretaría de Gobierno estuve durante seis años. La verdad es que fue un profundo aprendizaje y un proceso de construcción y de maduración desde lo político y desde la gestión que me ha permitido tener una mirada, sobre todo en el Ejecutivo, y de haber aprendido mucho de quien conduce, de nuestro intendente, en el marco de la vocación de servicio, y de cómo esa vocación de servicio es la manera de trabajar para transformar la realidad. A pesar de que la política está tan bastardeada, el mundo civilizado no ha conocido otra herramienta que no sea esa para transformar la realidad. A partir de la política se puede transformar para bien o para mal.
Yo siento orgullo de haber acompañado a nuestro intendente. Nosotros no prometimos ni el cambio ni la transformación, nosotros trajimos a San Rafael la transformación y el cambio, no solamente en la mejora de los espacios públicos, en plazas, el parque infantil, polideportivo (que se han inaugurado); estamos trabajando en la plaza de la Villa 25 de mayo, hay obras terminadas en Goudge, Real del Padre, Villa Atuel... hay un federalismo enorme en cuanto a obras. Eso es mejorar la calidad de vida a los sanrafaelinos. Y en esto, poder haberlo acompañado a Emir desde la Secretaría de Gobierno, me enseñó muchísimo, y tengo que agradecerle a él justamente por la confianza y por haberme dado la oportunidad, y hoy tengo el compromiso de seguir acompañándolo desde el Concejo Deliberante en la banca que la ciudadanía me dio para que ocupe. 

¿Cómo se compone su familia?

Mi familia se compone por mi señora, Andrea; y por las mellizas, María Milagros, y María José, que son el soporte, las que me hacen el aguante siempre, porque uno le quita muchas horas a la familia. La verdad es que me aguantan, me apoyan, entienden que esta es mi vocación, y me acompañan y defienden “los trapos” también y siempre me están dando fuerzas, marcándome ese tumbo, ese norte, siendo esa palabra de aliento, esa palabra de apoyo en caso de que haga falta.

Y después tengo a mi viejo, Dándalo Campi, de quien he aprendido muchísimo en términos de política, que fue secretario general de la CGT hace muchos años. Siempre ha militado en el esquema político-gremial. Me ha enseñado por experiencias de vida de que muchas veces los momentos difíciles no son un obstáculo, sino que son de los que se aprende. Él ha sido un ejemplo viviente en ese sentido.

Y además tengo tres hermanos, dos mujeres y un hermano: Juan Manuel, María Fernanda y Renata. Somos una familia muy unida. Mi viejo se volvió a casar. Mi mamá falleció hace más de 20 años, siempre la tengo presente, fue una gran madre muy trabajadora.

Es una familia grande por parte de los hermanos de mi viejo.

También hay muy buena relación con mi familia política. Si bien no somos muy afines desde lo político, tenemos muy buena relación basada en el afecto y en el respeto disfrutando en los pocos tiempos libres que me deja el trabajo.

¿Cómo se conforma su equipo de trabajo en el Concejo Deliberante?
Primero me gustaría agradecerle al equipo que tuve en la Secretaría de Gobierno: Graciela Ayub, Hugo Gerbaudo, Oscar López y Pablo Jara. La verdad es que estamos muy orgullosos como grupo de gestión de haber formado un equipo sólido. No somos individualidades, sino que somos equipo. 


Además tengo que agradecer a los directores, Gustavo Perret, Roberto Battistón y los secretarios, Marcelo Gómez, Roberto Peña, Fredy Mazzamati, Eduardo Saponera… Somos un grupo y un equipo sin el que no hubiera podido estar ese tiempo.

Y acá, ahora, en el Concejo Deliberante estoy definiendo algunos asesores, pero me acompañan desde la Secretaría Graciela Ayub y Oscar López.

Hincha de River, ¿no?

Hincha de River, hincha fanático de River. Futbolero del que lo ve, no del que lo practica porque no tengo mucha habilidad para los deportes, pero me gusta verlos (risas).