lunes, 21 de mayo de 2018

Una medida que afecta aún más a las economías regionales

“Realmente el Banco Central ha generado un nuevo impuesto, más carga económica en contra del desarrollo de las pymes, lo que ataca directamente a las economías regionales” esto expresó Daniel Ariosto, presidente de la UCIM en referencia al cobro de comisiones por depósitos en efectivo, dispuesto por el organismo nacional.

Foto gentileza Diario Los Andes

La centenaria institución provincial ha marcado en innumerables ocasiones los altos costos que pagan los usuarios de las empresas financieras que van desde el impuesto al cheque, hasta los altos intereses por la financiación, sólo para nombrar algunos ítems. “Esta es una medida que afecta a los comercios y los servicios de una manera absolutamente negativa”, explicó Ariosto.
“Se cobran absolutamente todo. Por este motivo el sector financiero siempre resulta el más favorecido, independientemente de la coyuntura económica que se atraviese”, finalizó Ariosto.
Estas declaraciones vienen a acompañar el enérgico comunicado que la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CACS) difundió y a través del cual “hizo público su malestar con la decisión de las entidades bancarias de cobrar una comisión por depósitos en efectivo y advirtió que en el interior del país comenzó a registrarse una escasez de monedas, especialmente tras la salida de circulación del billete de dos pesos.

"Es inaceptable que, sumado a la enorme presión fiscal y al aumento de tarifas, los comercios tengan que pagar por depositar el dinero en los bancos y además tengan problemas por no conseguir las monedas necesarias para dar los vueltos", afirmó el secretario de la CACS, Natalio Grinman.

En relación al cobro de las comisiones por depósitos en efectivo, los principales afectados están siendo las pymes, los hipermercados, las tiendas de electrodomésticos y las empresas prestadoras de servicios”.

La CAC sostuvo que para el cobro de comisiones, los bancos toman como argumento lo dispuesto por el Banco Central a través de las comunicaciones A6176 y A6177, en las que se prevé que las entidades que puedan tener excedentes de efectivo podrán compensarlos con aquellos que tengan faltantes, haciéndose así de una tasa de intercambio a su favor, según informa La Nación.

Estas normas -a criterio de la CAC- "rebaten, sustancialmente, el argumento de cobrar una comisión por tener mayor efectivo en caja, cuando la posibilidad del desvío de fondos al circuito de operaciones en efectivo afecta seriamente la bancarización y la posibilidad de obtener importante rentabilidad por las entidades financieras", finalizó el representante de la entidad nacional.