sábado, 12 de mayo de 2018

La sanrafaelina de 80 años que aprendió a leer y a escribir gracias a la radio

Margarita Forquera vive en El Nihuil y a los 79 años comenzó a alfabetizarse, gracias a la ayuda del medio pudo cambiar su vida. 


Una sanrafaelina de ochenta años aprendió a leer y a escribir gracias a la radio. Se trata de Margarita Forquera, que vive en El Nihuil.

Todo comenzó por un programa desarrollado en la Escuela para adultos Luis Grassi, ahí comenzó a aprender mediante clases que eran dictadas todos los días a través de una emisora local por esta institución educativa.


A principios de 2017, Margarita recibió la visita de una docente del distrito sureño y una psicóloga, quienes le comentaron sobre la posibilidad de aprender a leer y a escribir sin moverse de su hogar. Para eso, le entregaron una planilla con letras grandes y dibujos, le brindaron lápices de colores y le advirtieron que estuviera atenta a la radio durante tres horarios específicos.

De esta forma, la vida de la anciana cambió por completo y descubrió un mundo impensado a sus 79 años: "Hay muchas cosas que la gente que sabe leer no entenderá nunca. Yo casi que nunca podía salir a la calle sin estar acompañada por uno de mis hijos. Si iba al almacén, tenía que esperar que el dueño fuera agarrando mis billetes porque yo no podía contar cuánto dinero había que pagar. Si me llegaba a perder, no había manera de que entendiera en qué calles estaba".

Ella y su marido, Hilario Arena, fueron analfabetos casi toda su vida. Tras el fallecimiento de su esposo, ella decidió comenzar a estudiar. "La primera palabra que escribí fue mi nombre. Es una palabra muy hermosa", sostuvo emocionada a Infobae.

"Con mi marido tuvimos 12 hijos a lo largo de nuestra vida. Ninguno de los dos sabía leer ni escribir. Por eso, obligamos a los 12 a ir a la escuela. No queríamos que repitieran lo mismo que nos pasó a nosotros. No queríamos que se perdieran tantas cosas de la vida", contó Margarita.

A su humilde hogar llegaba todos los meses una revista, ella la hojeaba imaginando lo que significaban esas palabras, pero en realidad no entendía nada. 


"Cuando me daban esa revista, yo miraba las fotos y las letras grandes, sin entender nada de lo que decían. Y a mí me gustaba imaginarme qué podrían estar diciendo las personas o pensar en qué lugares del mundo habían sacado esas fotos. Siempre fui muy curiosa", aseguró la señora que ahora sabe leer y escribir.


Fuente: Infobae