viernes, 25 de mayo de 2018

Arte y fotografía joven

El mundo de la fotografía le es muy natural a María Agustina Dicalbo, teniendo en cuenta que desde muy chica se inició en eso de “pintar con la luz”, ya que muchos miembros de su familia lo hacían. La historia de una joven fotógrafa local. 


Agustina tiene 20 años, pero desde muy chica veía cómo sacaba fotos su abuela, sus tíos, el padre de sus hermanos, también su propio padre, por lo que permanentemente tuvo acceso a cámaras fotográficas y le llamaba mucho la atención.


¿Un fotógrafo que admires?

Sebastián Salgado, es un fotógrafo brasilero y lo admiro porque me gustan las fotos que hace ya que se dedica a la fotografía en blanco y negro y a mí me gustaría llegar a eso. Creo que es un arte poder resaltar en los contrastes, las luces y las sombras todo lo que querés decir con la foto. Además, el blanco y negro resalta mucho la expresión. He trabajado bastante con eso, pero me gustaría dedicarme en totalidad.

También ese fotógrafo demuestra que a cualquier edad se puede empezar con la fotografía, ya que él empezó a los 40 años. Se dedicaba a la economía, pero descubrió la fotografía de grande gracias a su mujer y es lo que ama hacer.

¿Has hecho fotografía estenopeica?

No, no he hecho fotografía estenopeica. Sí he trabajado analógico, pero estenopeica es algo que tengo pendiente. Me llama la atención.

¿Quién fue tu profesor?
He tenido bastantes. Asistí algunas clases con Sergio Pantaley; pero el que realmente me introdujo a la fotografía fue el padre de mis hermanos, que es Miky Dubrowsky; además mi tío que es Luciano Tapia y he tomado cursos en Mendoza y acá en San Rafael con otros fotógrafos. 



¿Qué tipo de fotografía te gusta hacer?

Últimamente me estoy dedicando mucho al nudismo, me interesa bastante la fotografía que refleja la libertad, la sexualidad; y además el paisaje que es lo que hago para mí. No es lo que tiene más fin comercial, pero sí lo que a mí me gusta hacer, ese es mi tipo de fotografía. 



¿Por qué?

En cuando al nudismo, me encuentro en un descubrimiento con la fotografía y cosas de mi vida privada, así que me gusta reflejarlo en las fotos; me gusta hablar de los estereotipos que tenemos de belleza, de las cosas arbitrarias, que están inculcadas por la sociedad y estoy tratando de trabajar con lo que es ese tema. Me gustaría hablar más de lo que es ese proyecto para mí pero no lo tengo del todo armado. La idea es trabajar con ambos sexos.

Y el paisaje, es como un momento para mí sola: me gusta bastante la naturaleza, me gusta ir a acampar, me gusta sacarles fotos a las estrellas, a los animales… eso es como más mío. 



¿Ya has invertido en equipamiento?

Tengo como proyecto cambiar la cámara, pero desde que empecé he ido avanzando bastante: compré varios objetivos, para trabajar en lo comercial me equipe para hacer fotos para Vendimia, hice fotos de embarazos, cumpleaños de 15, casamientos… tuve que invertir en equipos de iluminación, flash y una pantalla reflectora.

Estudiás Comunicación Social, ¿no?

Sí, en San Rafael es lo más afín a lo que me gusta. En un momento pensé en la Cinematografía, en irme a Mendoza, pero por cuestiones económicas no es posible. La Comunicación Social es lo que acá en San Rafael, me va a acercar lo más posible a lo que yo quiero hacer. 



¿Cómo te ves en un futuro?

Viajando y sacando fotos. En diciembre me voy a Brasil, tengo un trabajo de fotógrafa allá de una empresa que me contrató el año pasado, aunque en ese caso no pude ir.

La idea sería irme y quedarme allá, me gustaría crecer afuera.




Además de la fotografía, ¿te gusta algún otro tipo de arte?

Me gusta el maquillaje, es como un arte que he empezado a descubrir desde hace poco. Veo cómo ayuda en la fotografía, y más en lo artístico que estoy trabajando con el nudismo. Estoy trabajando con dos maquilladoras, una es una amiga y la otra es mi mamá, Belén Tapia, que se dedica al maquillaje. Es un arte bastante interesante.